El equipo que supo arrollar a toda la competencia en Barcelona tampoco fue invencible: perdió un inesperado partido ante un equipo universitario.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 se vieron marcados por el arribo de los jugadores NBA a la competencia multideportiva más importante del planeta. En aquel entonces, Estados Unidos formó a un equipo legendario, algo inédito para cualquier país, y hasta muy difícil de lograr en el MyTeam del NBA2K20: Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson, Patrick Ewing, Charles Barkley, Scottie Pippen, Clyde Drexler, John Stockton, David Robinson, Karl Malone, Chris Mullin y Christian Laettner.

El equipo de Chuck Daly no dio margen para la duda en la ciudad catalana. Ganó todos sus partidos por un margen promedio de 44 puntos, incluyendo dos victorias sobre Croacia (103-70 en  la etapa de grupos y 117-85 en la final). Además, venció a elencos latinoamericanos como Brasil (127-83) y Puerto Rico (115-77), este último en cuartos de finales.

El Dream Team era realmente el equipo de los sueños. Jamás se pudo formar un equipo de esta característica en cualquier parte del planeta, con talento legendario capaz de borrar a cualquier rival de élite. Más allá de alguna posible comparación con aquel equipo que logró el oro en Londres 2012, Estados Unidos jamás volvió a tener un equipo de ese calibre.

Sin embargo, todos los equipos son vencibles en determinados momentos y esto no le escapó al mítico elenco norteamericano. Estados Unidos perdió un partido durante su etapa de clasificación, aunque no fue ante otra nación, sino ante un equipo de jugadores de la NCAA, que lógicamente jugó el mejor partido se su vida.

El partido se disputó a puertas cerradas, con atención a la prensa inmediatamente después del mismo. El juego acabó en manos del equipo universitario, que de la mano de Chris Webber, Bobby Hurley y Grant Hill se impuso por 62-54. Antes del acceso de los medios, para evitar un gran revuelo, Daly decidió mandar a poner el marcador electrónico en cero.

¿Qué pasó con el mejor equipo de la historia?

Según lo que contó Mike Krzyzewski (asistente en 1992 y entrenador del seleccionado estadounidense entre 2005 y 2013), la derrota fue planeada por Daily. Coach K manifestó en el documental de NBA TV que el headcoach organizó esa derrota a propósito. Fue al comienzo de la etapa preparatoria, sin una rotación lógica y con una mínima participación de Michael Jordan, que miró la mayoría del partido desde la banca.

Ante la falta de cohesión grupal, la falta de conocimiento del rival, la actitud menospreciadora de las leyendas y las ganas de los jóvenes, el resultado era, en efecto, posible. El equipo luego se mostró furioso por la derrota, por lo que ahí fue cuando Daly bajó el mensaje que no iban a ‘ganar como sea’, por lo que no debían menospreciar a la competencia ya que tendría las mismas ganas de superarlos que ese grupo de jóvenes.

Desde entonces, ese grupo de jugadores entendió que debía dejar a un lado los egos para triunfar en el plano internacional. Una derrota que valió la mejor medalla de oro de la historia.