La franquicia angelina apuntó a ser protagonista en la temporada, de la mano de Kawhi Leonard y Paul George.

Los Clippers sacudieron la agencia libre al quedarse con Kawhi Leonard, semanas después de que sacara campeón a Toronto por primera vez en la historia. Los californianos tuvieron que pagar un costo muy alto por la Garra, ya que este quería que lo juntaran con Paul George. En el intercambio con Oklahoma, entregaron a Danilo Gallinari, Shai Gilgeous-Alexander y cinco picks de la primera ronda del Draft.

El propietario Steve Ballmer no se preocupó por esconder su entusiasmo al presentar a la nueva dupla. Es que esta era una gran oportunidad para completar el asunto pendiente que había quedado tras el éxodo de Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan.

Además, el arribo de dos estrellas avivó el duelo angelino con los Lakers. En tres enfrentamientos de fase regular, los Clippers se impusieron en dos ocasiones. El motivo por el cual finalizaron terceros en el Oeste (44-20), fue que Leonard se preocupó por conservar su condición física. El alero evitó jugar en noches consecutivas, debido a la lesión sufrida en 2017 (jugó apenas nueve partidos en la 2017-18).

Pero el elenco de Doc Rivers mostró con autoridad que era uno de los principales animadores de la campaña. Pese a la escasa participación conjunta del tándem (36 encuentros), Kawhi Leonard (26,9 puntos, 7,3 rebotes, cinco asistencias y 1,8 robos) y Paul George (21, 5,7, 3,9 y 1,3) sacaron a relucir su artillería para superar a los rivales más difíciles.

Un plantel completo

Asimismo, la reconstrucción entre 2017 y 2019 tuvo sus frutos. En el traspaso de CP3, la franquicia angelina consiguió a tres jugadores importantes. Patrick Beverley se hizo un lugar por su solidez defensiva y carácter (7,9 unidades, 5,4 tableros y 1,1 robos), Lou Williams por sus aptitudes como Sexto Hombre (18,7, 3,1 y 5,7 pases gol), y Montrezl Harrell por su potencia en el juego interior (18,6, 7,1 y 1,1 tapas).

Otro movimiento favorable se trató del canje con New York por Marcus Morris (Maurice Harkless partió a los Knicks). La dirigencia contó con la inteligencia necesaria para utilizar sus fichas y reforzar uno de los puntos “débiles”, la pintura. A eso se debió la llegada de Morris, con el fin de darle una mano a Ivica Zubac, quien continuó creciendo como pivote titular (ocho tantos y 7,2 rebotes en 18,1 minutos).

En tanto, la precisión en los tiros externos de Landry Shamet, la solidez de JaMychal Green y la versatilidad de Patrick Patterson completaron una banca que potenció más el juego de los Clippers. Y ahora, los angelinos están con la sed suficiente de tocar la gloria.