A pesar de iniciar la reconstrucción, el elenco de Billy Donovan compitió al máximo y se hizo un lugar en los puestos de Playoffs.

El 6 de julio 2019 ocurrió la noticia más trascendental en la agencia libre. Kawhi Leonard decidió continuar su carrera en los Clippers, a cambio de que se uniera con Paul George. Para eso, la franquicia angelina entregó por su precio a Danilo Gallinari, Shai Gilgeous-Alexander y cinco picks de la primera ronda del Draft.

Cinco días después finalizaba una era (quizás la primera) en el Thunder. Russell Westbrook fue traspasado a Houston, con el fin de iniciar a tope la reconstrucción. A cambio de cuatro selecciones de primera ronda y Chris Paul, el base dejó el equipo tras haber sido protagonista desde su arribo desde Seattle (2008).

Oklahoma inició el nuevo y largo proceso con muchísimas piezas que servirán de cara al futuro. Sin embargo, los dirigidos por Donovan no optaron por una buena posición en la próxima lotería del Draft.

Entre sus filas estaba CP3, un talentoso jugador que había iniciado su carrera en la ciudad. A raíz del huracán Katrina, los New Orleans Hornets disputaron sus encuentros de local en el Ford Center (hoy Chesapeake Energy Arena), entre 2005 y 2007.

El base regresó para vestir la casaca del Thunder, y lo hizo con toda la ambición y personalidad. A los 34 años se ganó su décima participación en el All Star Game, al promediar 17,7 puntos, 4,9 rebotes, 6,8 asistencias y 1,6 rebotes en 31,8 minutos por juego. La franquicia aprovechó su soberbio nivel y se ubicó quinto en el Oeste (40-24).

Asimismo, asumió de manera correcta su rol de líder para un joven con mucho potencial. Shai Gilgeous-Alexander fue incluido en el intercambio con los Clippers, pero llegó para tener un lugar clave en el futuro del plantel. El de segundo año se mostró cómodo en la posición de doble base, junto con Chris Paul, firmando 19,3 unidades, 6,1 tableros, 3,3 pases gol y 1,1 recuperos.

Danilo Gallinari demostró haber sido otra pieza valioso en el histórico traspaso. El ala-pivote italiano se consolidó dentro del quinteto inicial y cosechó una media de 19,2 tantos (49,9% de efectividad detrás del arco), 5,5 rebotes y 2,1 asistencias por encuentro.

Breve historia, pero mucha competitividad

Es verdad que fue una lástima que el Thunder no haya coronado el proceso encabezado por Kevin Durant, Russell Westbrook y James Harden. Pero aquel equipo enalteció el inicio de la franquicia, debido a que muy pocas veces faltaron a la postemporada.

Con el correr de los años, Sam Presti y compañía se encargaron de sostener esa interesante tradición. Grandes jugadores partieron rumbo a distintos destinos, pero ocuparon su lugar otros que cumplieron muy bien con su rol.

Eso sucedió con Paul George, un año después del éxodo de Durant e Ibaka. Por este último llegaron Oladipo y Sabonis que, luego de ayudar con la clasificación a los Playoffs 2017, se mudaron a Indiana con el fin de que aterrizara PG13. Y así, Oklahoma perdió solamente dos postemporadas (2009 y 2015) en 12 posibles.

Para la campaña 2019-2020, Dennis Schroder y Steven Adams se destacaron por su permanencia en el equipo, pese a los rumores de traspaso. El base alemán (19 puntos, 3,7 tableros y 4,2 asistencias) y el pivote neocelandés (10,9, 9,4, 2,4 y 1,1 tapas) se encargaron de generar una mayor profundidad en la rotación del Thunder.