Después de tener que lidiar con las sobras del título 2016, la franquicia de Ohio empezó a acomodarse y a dar sus primeras buenas señales en pos de un mejor futuro.

Así como salir campeón es difícil, y remontar una desventaja de 3-1 en las finales ante un equipo que hizo historia en la fase regular es mucho más difícil, dejar atrás el único campeonato de la franquicia para buscar un mejor futuro es realmente complicado. Lo es para todos sus involucrados.

Por un lado, los dirigentes cargan con la cruz de ser considerados unos desagradecidos con los jugadores que les dieron la máxima alegría de la historia. En tanto, los jugadores pueden ser señalados como los culpables de no lograr o estirar una racha ganadora. Por último, para los fanáticos parece una falta de respeto tomar la decisión de pedir la salida de alguien que cuatro años te hizo vivir el mejor momento deportivo.

Pero, en cierto punto, hay que dejar ir el pasado para abrazar un mejor futuro. Lo hizo -de mala manera- Kyrie Irving. Lo hizo LeBron James. A medias, lo hizo Kevin Love al pedir el traspaso en diciembre del 2019. Mientras que, de a poco, lo va haciendo la dirigencia de los Cavaliers, cortando a J.R. Smith (que puede ser tachado como el culpable de no permitir una final más pareja en 2017), como también trayendo a Andre Drummond para dejar ir a Tristan Thompson.

Sin embargo, la salida de Love no será fácil. A sus 30 años, pidió la salida a un equipo candidato al anillo. Además de tener un contrato sobrepago, Cleveland pide una estrella o un titular junto a elecciones de Draft para dejarlo ir, algo que no será fácil de lograr salvo una real sorpresa. La franquicia deberá bajar sus pretensiones para poder llevar adelante el traspaso.

El caso de Tristan Thompson es un poco más fácil de resolver. El pívot está en el último año de su contrato, por lo que será agente libre el día que abra el mercado. A menos que Andre Drummond rechace su opción de 28.7M para la 2020-21, o que Thompson acepte ser suplente bajo un contrato menor al que tenía (18M anuales), la franquicia le dirá adiós al interno, ya sea por el mero final del contrato o a través de un sign-and-trade.

Además, el otro jugador campeón que quedará libre será Matthew Dellavedova, que volvió a la franquicia en la campaña pasada a través de un traspaso con los Milwaukee Bucks. El armador podría ser el suplente de Collin Sexton y Darius Garland si ambos son utilizados como titulares, aunque Dante Exum y Dylan Windler también quedarán bajo contrato, por lo que lo más probable es que no le ofrezcan un nuevo contrato.

El buen nivel de los jóvenes

Foto: Waiting for the next year.

Si bien Cleveland no terminó de formar su base juvenil y todavía tiene que encontrar varias piezas para nutrirla, los primeros pasos fueron dados.

Collin Sexton fue ascendido al puesto de escolta y rindió al nivel que se esperaba. El ayuda-base pasó de promediar 16 a 20,3 puntos por noche (además de 23,6 por noche desde enero), mientras que también registró una efectividad del 47% de campo, 38% en triples y un 84,6% en tiros libres. Su deuda continúa siendo el juego colectivo con 3,0 asistencias y 2,4 pérdidas por encuentro, pero este rol parece estar mucho más adepto a sus condiciones, pese a su baja estatura para el puesto (1,85 mts).

En tanto, Darius Garland tomó la base pese a ser un novato y empezó a dar buenas señales de volverse un sólido titular en el futuro. Si bien sus números en la campaña no son los más destacados (12,3 puntos, 3,9 asistencias, 40,1% de campo y 35,5% en triples), desde enero encontró su camino. A lo largo del 2020 promedió 13,1 puntos y 5,1 asistencias, números prácticamente idénticos a los de jugadores claves de contenders como Marcus Smart, Eric Bledsoe y Goran Drágic.

El próximo paso pensando en los perimetrales será ver cómo debuta Dylan Windler, quien se perdió la temporada a causa de una lesión en su pierna izquierda por estrés. El proveniente de la universidad de Velmont quedará como el escolta suplente de Sexton, mientras que Exum asumirá el rol de principal sustituto de Garland.

Por el lado de los aleros, Cedi Osman tuvo un menor tiempo en cancha a partir del arribo de Kevin Porter Jr y bajó un poco su goleo (de 13,0 a 11,0), pero también registró una alza en su efectividad con el tiro (43,7% de campo; 38,3% en triples y un 67,0% en tiro libres). En este contexto, lo más probable es que el turco de a poco vaya perdiendo su lugar en el quinteto inicial, ya sea por una apuesta mayor por Porter Jr (10,0 en 23,2 minutos), que se mostró capaz en el goleo y fue el mejor del equipo en defensa, o por la búsqueda de un veterano más adepto al puesto.

¿Cuándo volverán a los Playoffs?

Foto: Forbes.

Si bien parece muy temprano para decir cuándo ocurrirá esto, Collin Sexton le dijo al medio Forbes que el equipo lo logrará en la próxima temporada. Más allá que esto no parece muy posible, hay varias razones para creer en que el elenco de Ohio dará pelea por un lugar en la siguiente postemporada.

La llegada de J.B. Bickerstaff parece ser una señal de estabilidad para una franquicia que tras el título tuvo a cuatro entrenadores (Ty Lue, Larry Drew y John Belein). En contraste con los tres anteriores, el ex Memphis Grizzlies mostró un sistema de juego que conformó a jugadores, dirigentes y fanáticos, lo que dará lugar a una continuidad.

A la vez, lo más probable es que no pierda su pick de Draft del 2020 de protección Top 10) ya que tuvo el tercer peor récord de la liga (19-46). De cara al proceso selectivo, como el perímetro está cargado de jugadores jóvenes y los puestos de pivotes tienen a Drummond, Thompson y Zizic, lo más probable es que Cleveland vaya por un ala-pivote o alero con Obi Toppin, Deni Avdija, Isaac Okoro, Onyeka Okongwu y Vernon Carey como principales opciones.

Sumando todo esto, Cleveland no tendrá una clasificación garantizada a la próxima temporada ni mucho menos, pero subirá el piso de su nivel y estará en una posición más favorable que equipos como Charlotte Hornets, Detroit Pistons, New York Knicks y, según cómo se maneje en la agencia libre, Washington Wizards. Desde ahí, todo dependerá de si le puede dar continuidad a su proyecto, que empieza a tomar buen rumbo.