La franquicia canadiense hizo muy bien su trabajo tras el campeonato en 2019, ya que la partida de Leonard no lo alejó del podio del Este.

El 13 de junio del 2019 será una fecha inolvidable para los Raptors. Es que levantaron el primero trofeo Larry O’Brien de la historia, al derrotar en las Finales a Golden State. El MVP de aquella serie, Kawhi Leonard, se mudó casi un mes después a Los Ángeles Clippers.

Las dudas sobre el futuro abundaron en la franquicia, debido a que se consideraba un posible traspaso de los tres veteranos que quedaron. Serge Ibaka y Marc Gasol se encuentran en la última temporada de su contrato. Kyle Lowry estaba en la misma situación, pero extendió su continuidad por un año más.

El base decidió seguir su gloriosa etapa en Toronto, y su liderazgo tuvo su recompensa. El jugador de 34 años participó de una nueva edición del Juego de las Estrellas, ya que fue el guía de un plantel joven. Cosechó un promedio de 19,7 puntos, 4,8 rebotes, 7,7 asistencias y 1,3 robos en 36,6 minutos por partido.

De todos modos, la juventud estuvo repleta de energía y experiencia, teniendo en cuenta que muchos disputaron las últimas Finales. En esta campaña incrementaron su participación en el equipo, lo cual tuvo notables resultados. El elenco de Nick Nurse consolidó el mix de edades y lo ubicó en el segundo puesto del Este (46-18).

Un nuevo referente

Pascal Siakam ya dio que hablar en la 2018-19, al haber sido galardonado como el Jugador con Mayor Progreso. En esta ocasión, el ala-pivote camerunés tomó un mayor protagonismo en la ofensiva y evolucionó aún más en su rendimiento. Con una media de 23,6 unidades, 7,5 tableros, 3,6 pases gol y un recupero por juego, el interno estuvo presente en su primer All Star Game.

Asimismo, Fred VanVleet subió un escalón en el plantel, luego de haber hecho aportes determinantes en los Playoffs anteriores. El jugador de 26 años pasó de no haber sido drafteado, a integrar una interesante dupla perimetral con Kyle Lowry. El base registró 17,6 tantos (38,8% de efectividad en triples), 3,8 rebotes, 6,6 asistencias y 1,9 robos en 35,8 minutos por encuentro.

Otros integrantes que asumieron un interesante rol fueron Norman Powell (16,4 puntos y 1,3 recuperos) y OG Anunoby (10,7 y 1,4). Ambos se encargaron de lograr una mayor eficacia colectiva en los contragolpes, aunque no hayan sido los únicos. Toronto cosechó el mejor promedio de puntos de ataques rápidos (17,2 por juego).

Tampoco hay que dejar de lado la enorme producción de la segunda unidad, encabezados por Terence Davis (7,7 unidades y 3,4 tableros) En el 2019 no fue drafteado, pero se ganó un lugar en los Raptors por su notable labor desde el banco. Además, lo acompañaron Rondae Hollis-Jefferson (7,2 y 4,9), Chris Boucher (6,3 y 4,4) y Matt Thomas (4,5 y 46,7% detrás del arco).