Los californianos se mostraron como serios candidatos al anillo, ganando varios partidos de la mano del tándem James-Davis.

La última agencia libre fue una de las más significativas de la historia, no sólo por la cantidad de cambios que se produjo, sino también por la calidad de los jugadores que estuvieron involucrados en esas transacciones. Para ponerlo en perspectiva, los últimos dos ganadores del premio MVP de las finales cambiaron de equipo (Kawhi Leonard se fue a Los Ángeles Clippers y Kevin Durant a los Brooklyn Nets), mientras que ocho integrantes del Juego de las Estrellas 2019 también cambiaron de equipo (a ellos dos se les suman Kemba Walker, Kyrie Irving, D’Angelo Russell, Paul George y Russell Westbrook).

El otro jugador de este listado de ocho es Anthony Davis, que finalmente pudo arribar a la franquicia californiana. Después de una larguísima novela que inició inclusive antes del 2019, La Ceja arribó a la entidad angelina a cambio de desarmar la base juvenil (Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart y tres elecciones de primera ronda del Draft) porque esto le permitiría al equipo poder volver a estar en la élite, como su rica historia lo demanda.

En conjunto con este movimiento, la organización se reestructuró. El gerente general Rob Pelinka despidió a Luke Walton, para luego firmar a Frank Vogel como nuevo entrenador, quien llegó junto a Jason Kidd como asistente. En tanto, el histórico Magic Johnson renunció a su cargo de presidente de operaciones en pos de facilitar la toma de decisiones.

A la vez de estas modificaciones, los Lakers cambiaron su plantel casi de pies a cabeza. James y Davis fueron la dupla líder de un elenco titular que también tuvo a Danny Green, Avery Bradley y JaVale McGee. En tanto, la segunda línea tuvo a los sobrevivientes Rajon Rondo, Alex Caruso, Kentavious Caldwell-Pope y Kyle Kuzma junto a los recién llegados Quinn Cook, Troy Daniels (luego fue cortado), Jared Dudley y Dwight Howard. Más tarde se sumaron Markieff Morris y Dion Waiters, quienes fueron liberados en febrero por Detroit Pistons y Miami Heat, respectivamente.

La defensa como origen de todo

Uno de los primeros objetivos de Frank Vogel fue formar un equipo difícil de superar en defensa. Por eso, los fichajes estuvieron dirigidos en esa dirección, mientras que el trabajo de la pretemporada giró en base a afianzar ese sistema defensivo de marcaje a la hora de las cortinas, como también un trabajo comprometido en torno a las ayudas y recuperaciones.

Las presencias de Green y Bradley fueron vitales para afianzar el marcaje perimetral, mientras que James y Davis trabajaron en un punto intermedio para conectar a los dos de adelante con McGee y Howard, que fueron definitivamente los pivotes. A su vez, Caruso se volvió un jugador muy duro de superar para una segunda línea que giró en torno a la anotación de KCP y Kuzma en el exterior.

A medida que la temporada progresó, la defensa se ejecutó a un nivel mayor y llegó a la suspensión con la tercera defensa más eficiente de la liga, permitiendo 105,6 puntos cada 100 posesiones.

Como el objetivo principal de los Lakers fue obligar a los equipos a tirar desde lejos, un complemento a este estilo fue el contraataque. En un sin fin de oportunidades se pudo ver que el equipo busco una salida rápida por el lado débil para que LeBron o Rondo envíe la pelota hacia un jugador corriendo más allá de la mitad de la cancha. Por esto, los Lakers tuvieron la 11° ofensiva más rápida de la liga, disputando un total de 100,5 posesiones por encuentro.

Davis, de lo mejor del año en defensa

Foto: Silver Screen and Roll.

La llegada de Davis generó un impacto en ambos lados de la cancha. Como el ala-pivote es capaz de golpear en la pintura como detrás de la línea de los tres puntos, su mera presencia obligó a los equipos a ajustar su sistema de ayudas, dejando un jugador fijo en el ex New Orleans, lo que le dio más espacios al resto.

A su vez, una de las armas más utilizadas en los Lakers en el ataque fue el pick-and-roll entre LeBron y Davis ya que este le dio tanto al par como al resto del equipo castigar en la pintura o desde el exterior. Los angelinos ejecutaron esta acción buscando una mayor apertura de Davis hacia los tiros de media distancia, aunque también castigó cada vez que fue directamente debajo del aro.

No obstante, el mayor impacto de AD se dio en defensa. El fichaje estelar forzó a sus rivales directos a tirar un 38,5% de efectividad en tiros de campo, siendo el segundo mejor en el rubro por detrás de Giannis Antetokounmpo (36,1%). Además, tanto Davis como el griego mantuvieron a sus rivales en una marca menor al 36% en efectividad de triples, con una mínima ventaja para el europeo (35,3% a 35,9%), aunque también con el detalle no menor que Davis lo hizo con un tiro más cedido por juego (4,5 contra 5,3).

Más allá de la comparación para el posible premio al defensor del año, para el cual también compiten Rudy Gobert, Ben Simmons y Kawhi Leonard, el impacto de Davis no giró solo en el marcaje individual. El interno fue una de las mejores opciones a la hora de las rotaciones defensivas, tanto en los cambios en los pick-and-rolls como ante los rompimientos, mostrando una clara capacidad para leer las líneas de pase, rompimiento, como también haciendo gala de su control de cuerpo para evitar faltas.

El conductor designado

Foto: Vbet News.

Los Lakers analizaron varias opciones para el puesto de base, Frank Vogel acabo inclinándose por poner a LeBron James, ya que es un jugador que necesita tener la pelota en sus manos de manera constante. En tanto, a partir de su edad, capacidad y visión de juego, era la mejor opción para liderar la ofensiva, más allá de mostrarse en un rol totalmente nuevo.

Más allá que se esperaba una respuesta positiva por parte de James, ni el más optimista iba a pensar que a sus 35 años iba a estar en una seria discusión por el premio al MVP de la 2019-20. El ex Cleveland y Miami tuvo una de las fases regulares más completas de su carrera (con todo lo que eso implica), registrando 25,7 puntos, 10,6 asistencias (el mejor de la liga en el rubro), 7,9 rebotes, 1,2 robos y 0,5 tapas en 34,9 minutos por encuentro.

Además, a lo largo de la campaña:

  • Se volvió el único jugador que a los 35 años logró promediar un doble-doble con al menos 20 puntos y 10 asistencias. Además, quitando la edad, sólo lo lograron Magic Johnson (1989-90) y Russell Westbrook (2018-19) antes que el Rey.
  • Fue de los siete jugadores que lograron promediar 20 puntos o más a los 35 años (Wilt Chamberlain, Karl Malone, Michael Jordan, Alex English, Lenny Wilkens y Dirk Nowitzki).
  • Escaló al tercer puesto en la tabla de goleadores de la liga (34.087). Quedó sólo detrás de Kareem Abdul-Jabbar (38.387) y Karl Malone (36.928).
  • Quedó sexto en el total de rebotes con 2122, todavía lejos de Kareem Abdul-Jabbar (2481).
  • Se mantuvo tercero en el total de asistencias (1687), pero achicó significativamente la brecha con John Stockton (1839).
  • Líder en robos totales (419).
  • Quedó como 16° máximo bloqueador de la liga con 232 tapas. Quedó a una de Pau Gasol, a dos de Dwight Howard y a cinco de Caldwell Jones. Además, necesita 43 para alcanzar a Serge Ibaka, que es el décimo del ránking.

Lo que viene

LeBron seguirá pero, ¿con quiénes? Foto: 12up.

Más allá de lo que pueda suceder con la temporada 2019-20, la agencia libre de los Lakers volverá a ser intensa. Anthony Davis deberá hacer uso de su opción de jugador, a menos que aspire a cobrar más que 28.7 millones de dólares. En tanto, Rajon Rondo (2.6M), Kentavious Caldwell-Pope (8.4M), Avery Bradley (5M) y JaVale McGee (4.2M) tendrán escenarios similares, mientras que Dwight Howard, Markieff Morris, Jared Dudley y Dion Waiters quedarán como agentes libres.

Si bien el equipo funcionó de la manera deseada y no debería hacer muchos ajustes, la franquicia consideró un posible traspaso de Kyle Kuzma a lo largo de toda la primera parte de la temporada. La opción sería buscar a un joven con un impacto ofensivo más constante (se consideró a Bogdan Bogdanovic) o un veterano de impacto defensivo.

La otra duda pasa por el base suplente. En un primer momento habrá que evaluar qué decisión toma Rajon Rondo (lo más probable es que decida hacer uso de la opción). Luego, decidir si se conserva al ex Celtics, darle definitivamente el lugar a Alex Caruso o sumar un veterano con una mayor capacidad de rompimiento y liderazgo ofensivo (se consideró al retirado Darren Collison durante la fase regular, pero este dijo que no).