La franquicia de Tennessee necesitó de una sola temporada de pasar de una etapa a otra. Un equipo renovado lo ubicó en el octavo lugar del Oeste.

En 2019 se despidieron de sus dos máximos baluartes de la era del Grit And Grind. En febrero canjearon con Toronto a Marc Gasol, para obtener entre otros a Jonas Valanciunas. Y en julio intercambiaron a Michael Conley a Utah por varias piezas (especialmente Jae Crowder y Grayson Allen).

Sin embargo, el nuevo proyecto comenzó a dar sus frutos de manera inmediata. Para eso fueron claves las adquisiciones del entrenador Taylor Jenkins (venía de ser asistente de Mike Budenholzer en Milwaukee) y el base Ja Morant (segundo pick del Draft 2019).

El novato no tuvo dificultades en tomar las riendas de un plantel joven y enérgico. Proveniente de la Universidad de Murray State, se posicionó como un sólido candidato al Mejor Rookie del año. Su promedio fue de 17,6 puntos, 3,5 rebotes, 6,9 asistencias y 0,9 robos en 30 minutos por partido.

Morant no fue la única incorporación de los Grizzlies en el verano estadounidense 2019. Brandon Clarke fue seleccionado en el puesto 21, y automáticamente se ganó un lugar en la rotación. Saliendo desde el banco, registró una media de 12 unidades y 5,8 tableros en 21,7 minutos por juego.

Asimismo, Jaren Jackson Jr y Dillon Brooks se consolidaron como referentes del quinteto inicial, al lado del flamante base. El ala-pivote de segundo año incrementó sus números con respecto a la temporada anterior, en tantos (16,9), pases gol (1,4) y minutos (28). Por otro lado, el escolta se ganó una extensión de 35 millones de dólares en tres campañas (a partir del 2020), debido a que firmó 15,7 (36,9% de efectividad en triples) y dos.

Otro punto positivo fue los jugadores obtenidos en distintos traspasos. Fundamentalmente, la alta de Jonas Valanciunas porque aportó experiencia en la formación titular. El pivote cosechó 14,9 puntos, 11,2 rebotes y 1,2 tapas por encuentro.

En tanto, Jae Crowder se destacó por sus aportes en ambos costados de la cancha, hasta su partida a Miami (junto con Solomon Hill y Andre Iguodala). A cambio, Memphis recibió a otra pieza interesante de cara al futuro, Justise Winslow.

Por último, las llegadas de De’Anthony Melton, Josh Jackson (vinieron desde Phoenix) y Tyus Jones, más la continuidad de Kyle Anderson, sirvieron para complementar y reforzar la segunda unidad del equipo. Todo estos puntos sirvieron en el afán de clasificarse en el último lugar clasificatorio a los Playoffs. El récord del octavo del Oeste fue de 32 victorias y 33 derrotas.