San Antonio derrotó a Dallas por 119 a 109, de local, y evitó la barrida en la fase regular. LaMarcus Aldridge regresó con todo: 24 puntos, tres robos y cuatro tapas.

Los Spurs venían de una floja seguidilla de tres partidos de visitante. Es que, luego de ganarle a Charlotte (bajo el mando de Tim Duncan), se volvieron a alejar de los puestos de Playoffs tras caer en Brooklyn y Cleveland.

Sin embargo, el elenco de Gregg Popovich regresó al AT&T Center de la mejor forma, ante los Mavericks de Luka Doncic (38 y 6-13). Y para eso necesitó del retorno de LaMarcus Aldridge, luego de seis partidos de ausencia por una distensión en el hombro derecho. El interno le ganó la pulseada en la pintura a Kristaps Porzingis, sumando 24 tantos, tres recuperos y cuatro bloqueos. Trey Lyles fue un buen acompañante del ex Portland porque completó un doble-doble (14 (4-7 en triples) y 11 tableros).

Asimismo, Derrick White supo ocupar el puesto de base titular, en lugar de Dejounte Murray. El jugador de tercer año encabezó los rápidos ataques del local (20 puntos del equipo en contragolpes), a raíz de su intensidad defensiva. Sus números finales fueron 14 unidades, siete rebotes, nueve asistencias, dos robos y cuatro tapas.

En cuanto a la banca, Marco Belinelli (16 puntos y 4-6) y Patty Mills (12 y 2-2) le dieron profundidad al dueño de casa con la efectividad desde el perímetro. En tanto, Rudy Gay aportó la destreza a la hora de resolver jugadas individuales, por lo tanto encestó 17.

 

De esta manera, San Antonio extendió su récord a 27 triunfos y 36 derrotas. Este viernes volverá a jugar en Texas a las 21.30, contra Denver. Dallas (39-27) también recibirá este miércoles a los Nuggets, a las 21 horas.