Los dirigidos por Jacque Vaughn superaron 104-102 a los angelinos de la mano de Spencer Dinwiddie y Caris LeVert. Los de Brooklyn llevan dos victorias en fila tras la salida de Kenny Atkinson.

Los Brookyln Nets volvieron a sorprender a todos. Después de despedir inesperadamente a Kenny Atkinson, el ex headcoach de la franquicia, los neoyorquinos quedaron en la boca de todos al vencer a los Lakers en Los Ángeles por 104-102. Así, les cortaron una racha de tres victorias en fila, dos de ellas ante los equipos más fuertes de la liga como Milwaukee Bucks y Los Ángeles Clippers.

Tras sufrir una rápida desventaja de 11 puntos, los vestidos de negro dominaron en los siguientes dos cuartos, sobre todo en aquellos momentos en los que LeBron James (29 puntos, 12 rebotes y nueve asistencias) y Anthony Davis (26 tantos y ocho rebotes) no estuvieron en cancha.

A través buenas defensas y del par perimetral de Spencer Dinwiddie (23-4-7) y Caris LeVert (22-7-4), como también con buenos aportes de Chris Chiozza (11) y Timothe Luwawu-Cabarrot (13) desde el banco, los visitantes llegaron a mandar por nueve unidades tras un triple de Taurean Prince (7) a 6:44 del final (97-88).

Desde entonces, los Lakers montaron un parcial de 14-5 que empató el partido. Todo giró en torno a Davis, que acertó dos triples en el lapso, y James en ataque, mientras que en defensa los Lakers demostraron su capacidad de defensa élite en la liga, rotando a una gran velocidad y sin quedar mal parados ante los intentos desesperados de sus rivales. La segunda de las dos bombas pondría la igualdad en 102 a falta de 43 segundos para el cierre.

Sin embargo, cuando Brooklyn parecía no tener respuestas en ataque, halló una acción individual importantísima de su base veterano, Dinwiddie. El ex Pistons quedó emparejado con Avery Bradley y atacó la pintura para dejarlo atrás, logrando así un lanzamiento de corta distancia que le dio la ventaja al equipo de Jacque Vaughn.

En el otro costado, las dos estrellas de los Lakers tuvieron la chance de forzar un alargue o ganar el partido, pero ninguna de ellas se capitalizó. LeBron James falló un tiro increíble que podría haber enviado el juego a un alargue, y en la siguiente oportunidad fue Anthony Davis quien recibió un gran pase del Rey para tener un triple abierto, pero le tembló el pulso, generando así la trígesima victoria de Brooklyn (30-34) en la temporada.

Próximo partido:
BKN:
Visita a los Golden State Warriors, el jueves a las 23:30.
LAL: Recibe a los Houston Rockets, el jueves a las 23:30.