Los dirigidos por Frank Vogel fueron muy intensos en defensa y pudieron plasmar su ritmo para quedarse con el derby por 112-103. James y Davis combinaron 58 puntos para la victoria.

Después de perder en el primer día de la temporada y en la jornada de navidad, los Lakers necesitaban tener su revancha ante los Clippers. Esa venganza se concretó este domingo 8 de marzo, cuando los dirigidos por Frank Vogel fueron superiores a sus rivales angelinos y vencieron por 112-103.

En un juego de muchísima intensidad defensiva y paridad, los dirigidos por Doc Rivers fueron apenas superiores en la primera mitad, sobre todo cuando los suplentes tuvieron que decir presente en el parquet. A través de un efectivo Paul George (31), pero también con un buen trabajo de Montrezl Harrell (20) para liderar la rotación, el equipo vestido de azul supo mandar por nueve puntos a partir de su trabajo físico. Esto obligó a Vogel a enviar al par de Davis (30 puntos, ocho rebotes, dos robos y una tapa) y James (28 tantos, siete rebotes y nueve asistencias) al campo para recortar la distancia a cuatro unidades (53-49) a la hora de ir a los vestuarios.

Un punto favorable para ambos equipos durante los primeros 24 minutos había sido la defensa del juego externo, barrera que la ‘visita’ supo quebrar en el tercer período. Avery Bradley (24) supo complementar el buen trabajo del tándem con cuatro bombazos en el tramo, sumando así 12 de sus 24 puntos en la tarde durante este lapso. Por su parte, Davis mandó en la pintura y clavó una bomba para sumar 11 de sus 30, mientras que Kentavious Caldwell-Pope (9) registró su único acierto lejano para que el elenco Lagunero se escape a un 85-81.

Esta levantada a partir del goleo externo impactó en la moral de ambos equipos. El elenco de Vogel subió la intensidad en defensa, siendo más eficiente en la velocidad para rotar y controlar los ataques del elenco de Rivers, que no halló respuestas por fuera de George como Leonard (27). A partir de esto, como de un letal LeBron James en ataque, el equipo vestido de blanco llegó a escaparse a una diferencia máxima de 12 con 6:29 en el reloj (99-87).

Pese a esto, los Clippers llegarían a achicar a cuatro unidades gracias al brillo personal de Leonard, pero en el otro costado jamás le hallaron vueltas al juego ofensivo de Davis, que castigó en la pintura para devolverle un margen cómodo a los Lakers. Tanto él como James se encargarían de sentenciar la historia desde la línea.

De esta manera, los de Vogel cerraron la jornada con una marca de 49-13 y con dos victorias seguidas ante los mejores equipos de la liga (Bucks y Clippers). Los Lakers volverán a jugar el martes, en el Staples Center, cuando reciban a los Brooklyn Nets a las 23:30.

Por su parte, los Clippers viajarán a San Francisco para buscar la recuperación ante los Golden State Warriors, juego que también será el martes a las 23:30.