Los europeos combinaron 47 puntos para que los Mavericks superen a los Grizzlies por 121-96. Para alegría de los de Taylor Jenkins, sus rivales directos tampoco pudieron ganar este viernes por la noche.

Después de tres categóricos triunfos sobre Lakers, Hawks y Nets, los Grizzlies habían tenido la chance de alcanzar el 50% de victorias al finalizar la jornada del miércoles con un 30-30. De esta manera, el objetivo de cara a la visita a los Dallas Mavericks era ganar para evitar caer a una nueva marca negativa, pero esto no fue posible.

Los texanos llegaron a permitir una diferencia de cuatro puntos en el primer cuarto, pero supieron ajustar en defensa y desde entonces mandaron con muchísima claridad para imponerse por 121-96. Los dueños de casa llegaron a tomar una ventaja de 33 puntos en el tercer cuarto, momento en el que montaron un parcial de 34-16, que lapidó el encuentro.

Hubo tres diferencias significativas entre ambos equipos para que se dé este resultado. La primera de ellas fue el rendimiento de las estrellas: los locales tuvieron a su dupla europea encendida. El letón Kristaps Porzingis marcó el camino hacia la victoria con una actuación todoterreno (26 puntos, 11 rebotes, cuatro tapas y tres robos), mientras que Luka Doncic acabó con 21 tantos, cuatro rebotes, seis asistencias y dos robos.

El segundo punto notable entre ambos fue, como bien demuestra la actuación del par europeo, el trabajo defensivo. Dallas forzó 19 pérdidas a lo largo de la noche, quince de ellas a los conductores jóvenes de Memphis, Ja Morant (11-4-8) y Tyus Jones (nueve unidades y siete asistencias). A partir de este trabajo defensivo perimetral marcado por Doncic y Delon Wright (11 puntos, ocho rebotes, cinco asistencias y tres robos), como el notable del tridente interno integrado por Porzingis, Kleber (nueve puntos y dos bloqueos) y Cauley-Stein (cuatro unidades y una tapa), la visita nunca pudo agarrar ritmo ofensivo y quedó supeditada al buen nivel de su rival.

Por último, y como consecuencia de la diferencia entre ambos, el goleo externo fue superior por parte de los Mavericks. Los dueños de casa acertaron 18 triples a lo largo de la noche, contra nueve de sus rivales. Los hombres de Rick Carlisle tuvieron la moral por las nubes ante el buen movimiento de pelota como trabajo defensivo, lo que les dio una mentalidad positiva que a su vez les permitió ser certeros desde lejos. Porzingis lideró el goleo con cuatro bombazos, mientras que Kleber y Lee (13) lo siguieron con tres. En tanto, Doncic aportó dos, la misma cantidad que Justin Jackson (10). Los restantes llegaron gracias a Wright, Seth Curry (15), J.J. Barea (3) y Boban Marjanovic (9).

Próximo partido:
DAL:
Recibirá a los Indiana Pacers, el domingo a las 20hs.
MEM:
Recibirá a los Atlanta Hawks, el sábado a las 20hs.