Los Hornets llegaron a mandar por ocho puntos, pero cayeron por 114-112 ante los Nuggets. Los locales se impusieron gracias a un tiro complicado de su base a falta de cinco segundos para el cierre.

Pese a ser uno de los mejores equipos del oeste, Denver sigue sin tener regularidad en su nivel de la fase regular. Después de ser apabullado por Golden State (116-100), el equipo de Michael Malone tuvo un partido complicado e inesperado en Charlotte.

El visitante llegó a hallarse ocho puntos por detrás en el primer cuarto producto del buen goleo externo de su rival. El local cosechó cinco de sus ocho primeros atentos desde lejos, con Terry Rozier (19) y P.J. Washington (20) como autores de dos bombazos cada uno. Sin embargo, el elenco de James Borrego estuvo flojo en la defensa interna y permitió que la visita achique a tres unidades (34-31).

Denver tuvo su mejor momento de la noche en el segundo cuarto, cuando apenas permitió seis tiros de campo en doce minutos. El conjunto visitante estuvo atento en las rotaciones para frenar el buen momento ofensivo del rival, mientras que en el otro costado halló 16 de sus 29 puntos en el tramo en sus suplentes. El par Monte Morris (15) y Jerami Grant (11) lideró con cinco tantos cada uno para que el combinado de Colorado llegue a escaparse a una diferencia máxima de once tantos, además que se fue al descanso con un 60-51.

Cuando se esperaba que el elenco Nugget termine de dominar el juego, Charlotte volvió a arremeter de la mano de su goleo exterior. La dupla perimetral de Rozier-Graham combinó cuatro bombas en el tramo, tanto para motivar al resto del equipo, como también para que este tenga más espacios para penetrar. Del otro lado, sólo Murray tuvo constancia ofensiva para que Charlotte no liquide el partido (82-80).

Así, el cierre fue muy parejo y tenso. Ningún equipo llegó a tomar una luz de ventaja, aunque en este contexto Will Barton aprovechó la espalda de Cody Martin para dibujar una jugada de básquetbol callejero.

Charlotte aguantó todo lo que pudo a través de Devonte Graham, que se volvió el cuarto jugador en anotar al menos 200 triples para la franquicia. Sin embargo, el dueño de casa no respondió al trabajo del par Murray-Jokic. El pívot (14 puntos, 11 rebotes y ocho asistencias) se asoció bien con el base como con Gary Harris (14) para que Denver tenga chances de ganarlo, mientras que el perimetral lo liquidó con un tiro muy complicado que fue por encima de la defensa para sellar la victoria.

Próximo partido:
DEN: Visitará a los Cleveland Cavaliers, el sábado a las 21:30.
CHA: Recibirá a los Houston Rockets, el sábado a las 19:00.