Dallas superó en tiempo suplementario a New Orleans por 127 a 123, de local. Luka Doncic (30 puntos, 17 rebotes y 10 asistencias) se convirtió en el jugador con más triple-dobles en la historia de la franquicia.

Los Mavericks necesitaban dejar atrás el caldo amargo que el lunes les había propiciado Chicago. Para eso, tuvieron que luchar de igual a igual ante los Pelicans de Zion Williamson (21 puntos).

La visita complicó al conjunto texano al final del cuarto período. De hecho, le igualó el marcador sobre el cierre de dicho segmento, gracias a un bombazo de Nicolo Melli desde la esquina. Además, Brandon Ingram (27 tantos (tres aciertos detrás del arco), cinco rebotes y cuatro cuatro asistencias), Lonzo Ball (25 (7-11), 11, seis y dos robos) y Jrue Holiday (19, seis, seis y dos) estuvieron eficientes para incrementar el goleo del equipo.

Sin embargo, el dueño de casa reaccionó en el tiempo suplementario, acallando así las críticas sobre sus inconvenientes en la recta final. Luka Doncic lideró al elenco de Rick Carlisle, metiendo canastas determinantes en la prórroga. Así, coronó un día inolvidable, ya que dejó atrás a Jason Kidd (21) y se ubicó como el jugador con más triple-dobles en la historia de la franquicia (22). El base esloveno sumó 30 unidades (cuatro anotaciones en tiros externos), 17 tableros y 10 pases gol.

Asimismo, Kristaps Porzingis volvió a estar firme en defensa y eficaz con su versatilidad ofensiva. El ala-pivote letón fue el máximo anotador del equipo con 34 puntos (tres triples), además de 12 rebotes, tres asistencias y cinco tapas. En tanto, Seth Curry (21 (6-9)) y Tim Hardaway Jr (18 (4-9)) aportaron la precisión en los lanzamientos desde el perímetro.

Con este resultado, Dallas se mantuvo séptimo en el Oeste con un récord de 38 triunfos y 25 derrotas. Este viernes recibirá a Memphis a las 22.30. Media hora más temprano, New Orleans (26-36) regresará al Smoothie King Center para medirse con Miami.