El Heat venció 105-89 a los Bucks en Miami, con un gran trabajo e el costado defensivo como en el triple.

Milwaukee (52-9) es el gran candidato a decir presente en la final de la NBA por parte del oeste. El equipo de Mike Budenholzer posee un plantel extenso y muy completo, mientras que a través de Giannis Antetokounmpo y la capacidad anotadora del resto de sus jugadores, es capaz de abrir espacios que antes parecía impensado.

Sin embargo, este lunes por la noche se encontró con un Miami Heat que no le permitió desarrollar su juego y se impuso por 105-89. El elenco de Erik Spoelstra hizo un gran trabajo para controlar al griego, que acabó con un doble-doble (13 puntos y 15 rebotes), obligándolo a buscar el aro en vez de abrir hacia sus compañeros.

A partir de esto, el elenco de Budenholzer cometió muchos errores y le dio a su rival la chance de dominar con espacios. Jimmy Butler (18 puntos, seis rebotes y siete asistencias) volvió a ser el conductor de un equipo que halló tres triples por parte de Jae Crowder (18-4-4) y Kelly Olynyk (11) en la primera mitad.

No obstante, el dueño de casa bajó el rendimiento en los últimos minutos de los primeros 24, dándole a su rival la chance de reaccionar a través de Brook López (21) y Khris Middleton (12), que supieron aprovechar una merma en el nivel ofensivo del rival para achicar al 53-52.

Pero Miami volvió a desplegar su juego en la segunda mitad y Milwaukee no tuvo respuestas. Tan sólo López y Donte DiVincenzo (11) registraron una efectividad goleadora mayor al 50%, mientras que la visita se encontró con un buen trabajo del rival en las rotaciones, que apenas le permitió un 2/14 desde lejos en los últimos 24 minutos.

Del otro lado, los perimetrales se encendieron, mientras que Bam Adebayo (14 puntos, 13 rebotes y cinco minutos) aprovechó los espacios para imponer su figura en la pintura. El Heat llegó a tomar una distancia máxima de 17 unidades en el último cuarto, antes que Dragic (15-4-4) protagonice la polémica de la noche por un golpe en la pelvis a George Hill (12-3-3).

Así, el local cerró la noche con una marca de 39-22, en el medio de una racha de tres victorias consecutivas. Su próximo partido será el miércoles, cuando reciba al Orlando Magic a las 21:30.

Por su parte, Milwaukee (52-9) está lejos de perder su puesto de líder de la conferencia. El elenco del estado de Wisconsin volverá a su casa este miércoles, cuando reciba a los Indiana Pacers a las 21:00.