Los Lakers vencieron 122-114 a los Pelicans en Nueva Orleans y cerraron la serie de fase regular con un 4-0. Los angelinos tuvieron a LeBron James como figura, mientras que los locales volvieron a contar con una gran actuación de Zion Williamson.

Después de una ajustada victoria en la jornada del martes que le aseguró el triunfo en la serie de fase regular, los Lakers volvieron a encontrarse con los Pelicans este domingo. Esta vez, por última ocasión en la temporada, el juego se disputó en Nueva Orleans, donde los dirigidos por Frank Vogel volvieron a tener que trabajar arduamente para imponerse por 122-114.

Sin Anthony Davis, LeBron James quedó como el gran líder de un equipo que tampoco contó con Alex Caruso y Troy Daniels. Lejos de achicarse, el Rey volvió a ser vital desde la conducción, como también en el goleo, y firmó un triple-doble: 34 puntos, 13 asistencias y 12 rebotes. Además, acertó el 66,7% de sus tiros de campo (14/21), el 60,0% en triples (3/5) y robó dos pelotas.

Lo mejor de James, como de los Lakers, se vio en el último cuarto, momento en el que la visita montó un parcial de 29-19 para liquidar el pleito. Durante este lapso, el equipo oro y púrpura pudo desplegar un gran trabajo defensivo para frenar el goleo de prácticamente todos los jugadores del local, mientras que de contraataque James cosechó 13 unidades en el tramo, mientras que Kyle Kuzma acumuló seis para llegar a los 20 tantos.

Por su parte, el novato Zion Williamson sumó 12 de los 19 puntos del local en la última docena de minutos para alcanzar los 35 tantos, los cuales acompañó con siete rebotes (dos ofensivos). De esta manera, rompió su propia marca y se volvió el único jugador menor a 20 años en registrar al menos 20 unidades en 11 partidos al hilo.

El equipo de Alvin Gentry también tuvo buenas presentaciones de Lonzo Ball (19-9-9) y Derrick Favors (12 tantos y 14 rebotes), pero no pudo cortar su racha de, ahora, seis derrotas en fila ante los Lakers. El conjunto Pelícano cerró la jornada con una marca de 26-34, que le hizo descender al décimo puesto del oeste, ya que Sacramento (26-34) lo igualó, pero tiene la ventaja de desempate.

En tanto, los Lakers volvieron al triunfo tras su estrepitosa presentación en Memphis, lo que les da una marca de 46-13 para sentirse cada vez más cómodos en la cima del oeste. Los californianos descansarán hasta el martes, jornada en la que recibirán a los Philadelphia 76ers (miércoles a las 00hs en Argentina).