Dallas se recuperó de la caída ante Miami con un cómodo triunfo sobre Minnesota por 101 a 91, de visitante. Kristaps Porzingis brilló con 38 puntos (seis triples), 13 rebotes, cuatro asistencias y cinco tapas.

Los Mavericks venían de una dura derrota en el American Airlines Arena, ante el Heat. Dos días después, el conjunto texano reaccionó frente al mismo rival que había superado el lunes pasado. Y eso que en esta ocasión no contó con Luka Doncic (esguince en el dedo gordo izquierdo).

El elenco de Rick Carlisle impuso su ritmo de juego en el segundo cuarto, concretando así un parcial de 35 a 20. Kristaps Porzingis aprovechó la ausencia del esloveno, ya que guió al equipo con su versatilidad ofensiva y firmeza en la pintura. El ala-pivote letón se destacó con 38 unidades (6-14 en tiros externos), 13 tableros, cuatro pases gol y cinco bloqueos.

También, Seth Curry ratificó su gran presente en la franquicia administrada por Mark Cuban. El hermano de Stephen aportó su efectividad desde el perímetro y terminó con 27 tantos (3-7) y cuatro asistencias. En tanto, Tim Hardaway Jr le dio mayor agilidad a la ofensiva con sus llegadas a canasta (19 (dos aciertos), seis rebotes y dos robos).

 

Con este resultado, Dallas extendió su récord a 37 partidos ganados y 24 perdidos. Este lunes volverá a jugar a las 22, en Chicago. En cambio, Minnesota (17-42) visitará este martes a New Orleans a la misma hora.