Houston se llevó una dramática victoria en tiempo suplementario sobre Boston por 111 a 110, de visitante. Russell Westbrook (41) y James Harden (21) combinaron 62 puntos.

La formación baja no está afectando a los Rockets en defensa. De hecho, la incorporación de Robert Covington le dio más solidez defensiva al equipo, ya que se formó un lazo con P.J. Tucker. El actual pivote del conjunto texano no tiene la misma altura que otros que ocupan dicha posición, pero si tiene la fortaleza física para desconcertar a los que quieran pasar por su terreno.

Así, la visita logró tomar la delantera en el marcador en el tercer período, a raíz de un parcial de 36 a 22. Supo frenar los rápidos avances de unos Celtics eficaces en el primer tiempo. La dupla de interiores, compuesta por Covington (16 tantos (cuatro aciertos detrás del arco), 16 rebotes y tres bloqueos) y Tucker (nueve (3-6), 13 y tres), fue muy responsable por el cambio de rumbo en la segunda parte.

El elenco de Brad Stevens reaccionó en los últimos 36 segundos del tiempo reglamentario. Abajo por seis, Marcus Smart (26 puntos (cinco triples), cinco tableros, siete asistencias y cuatro robos) relució su personalidad y fortaleza para darle ánimos a su equipo. Asimismo, luego de que Tatum fallara los dos tiros libres, el escolta capturó el rebote ofensivo y dejó solo a Jaylen Brown en el eje. El jugador de cuarto año metió un bombazo agónico que envió la historia a la prórroga.

En los cinco minutos adicionales, el dueño de casa intentó reaccionar de la mano de Jayson Tatum (32 unidades (cuatro aciertos detrás del arco), 13 rebotes, cinco pases gol, dos recuperos y dos tapas). Sin embargo, la dupla Russell Westbrook-James Harden estuvo letal con las ejecuciones, y por ende inclinó la balanza a favor de los de Mike D’Antoni. El base fue la gran figura con 41, ocho, cinco y tres, mientras que La Barba anotó 21 (cuatro conversiones), bajó cuatro, entregó ocho y recuperó tres.

Además, la franquicia de Masachussetts no tuvo un buen cierre del alargue. Jaylen Brown buscó la jugada que cambiara la historia en los últimos segundos. pero le faltó más agresividad para atacar el aro y liberar a compañeros. La buena organización de los texanos evitó otro traspié como había ocurrido en el cuarto episodio.

 

Con este resultado, Houston acumuló seis triunfos consecutivos y se mantuvo cuarto en el Oeste (39-20). Este lunes visitará a New York a las 21 horas. En cambio, Boston (41-18) recibirá este martes a Brooklyn a las 21.30.