Los Spurs superaron 114-113 al Magic en el AT&T Center. Los texanos casi reciben un doble de Evan Fournier en la última acción del partido.

Los resultados no acompañaron a San Antonio en la jornada del sábado pensando en su pelea por ingresar a los Playoffs, pero al menos pudo volver al triunfo después de las recientes derrotas ante Dallas y Oklahoma.

El equipo de Gregg Popovich superó al Orlando Magic por 114-113 en el AT&T Center. El dueño de casa llegó a gozar de una ventaja máxima rápida de 16 puntos, pero no estuvo fino en la ejecución ofensiva y terminó sufriendo a un rival que cosechó 25 puntos producto de contraataque y otros 15 tras las 17 pérdidas del rival.

Ante las fallas ofensivas de San Antonio, Orlando cosechó el mayor goleo a través de sus perimetrales. Evan Fournier lideró el goleo con 23 puntos, mientras que Terrence Ross le siguió con 21. Además, D.J. Augustin (12 tantos y siete asistencias), Markelle Fultz (11) y Nikola Vucevic (16 unidades y nueve rebotes) también acabaron en doble dígito.

Del otro lado por la ausencia de LaMarcus Aldridge, Trey Lyles apareció como ala-pivote titular, mientras que Jakob Poeltl lo hizo como pivote, aunque apenas jugó cinco minutos ya que se retiró con una lesión en su rodilla derecha. El ex Utah fue el gran líder de la victoria texana con 20 puntos, nueve rebotes, cuatro robos y una tapa en 39 minutos. Además, Rudy Gay (19-6-4), DeMar DeRozan (16-3-9 y Dejounte Murray (15-2-7) fueron fundamentales en el acompañamiento al ala-pívot para aguantar los embates de la visita.

San Antonio llegó a hallarse seis puntos por detrás en el último cuarto (96-90) tras una bomba de Ross a 8:06 del final, pero luego montó un parcial de 7-0 a través de Murray para darlo vuelta. Así, el último cuarto se acabó dando con un constante intercambio de liderazgo, hasta que Forbes clavó un triples a 50 segundos del cierre (114-111).

Orlando achicó a la mínima a través de un doble de Fultz, mientras que San Antonio falló en sus últimas dos acciones ofensivas (doble fallado por Gay y robo de Fultz a Forbes), dándole una chance a la visita. Tras ese robo, la pelota fue a Fournier, quien llegó hasta abajo del aro, pero tuvo que sacar una incómoda bandeja reversa que no acabó adentro del aro. White tomó el rebote para terminar de sellar la victoria.