Memphis se recuperó de las cinco derrotas seguidas con un claro triunfo sobre los Lakers por 105 a 88, de local. Ja Morant fue la figura con 27 puntos y 14 asistencias.

Los Grizzlies comenzaban a estar en problemas porque no habían ganado desde la vuelta tras el Juego de las Estrellos. Encima, la caída de la noche anterior ante Sacramento le permitió acortar más la brecha a New Orleans.

No obstante, el elenco de Taylor Jenkins se desquitó frente al primero del Oeste, uno de los que le había propiciado esas cinco derrotas en fila. Es que encontró el quiebre en el marcador durante el segundo cuarto, a raíz de una ráfaga de 22 a 6. La solida defensiva, haciendo apología a la era del Grit and Grind de la franquicia, desconcertó al conjunto angelino en dicho pasaje, además de haber sumado apenas 40 puntos entre el segundo y tercer segmento (contra 57 del dueño de casa).

En cuanto a la ofensiva, Dillon Brooks lideró la racha con su precisión en las ejecuciones (24 tantos y tres aciertos detrás del arco). Asimismo, John Konchar tuvo un ingreso clave desde el banco, aportando cinco, tres rebotes ofensivos, dos robos y una tapa.

Por su parte, Ja Morant se encargó de estirar la diferencia en la segunda parte, por medio de su agresividad en las llegadas a canasta y capacidad para distribuir el juego. Ante las embestidas de LeBron James (19, ocho y diez) y compañía, el novato controló las acciones con 27 unidades (4-6 en triples), seis tableros y 14 pases gol. En tanto, Jonas Valanciunas ganó la batalla en el juego interior (22 y 20), ante oponentes de calidad como Anthony Davis y Dwight Howard.

De esta manera, Memphis se mantuvo octavo en la Conferencia con un récord de 29-30. Este lunes intentará regresar al 50% de las victorias a las 21.30, en Atlanta. Por otro lado, los Lakers (45-13) visitarán esta noche a New Orleans a las 22 horas.