Los Hawks cosecharon 18 triples a lo largo del encuentro para imponerse por 129-117. Young y Collins firmaron dobles-dobles.

Una de las principales armas ofensivas de la NBA, quizá la principal, es el triple. El goleo exterior se volvió muy importante para la liga, por lo que todos los equipos están prácticamente obligados a ser efectivos desde lejos en pos de ganar partidos difíciles. Por eso, cuando un equipo logra hacerlo y el otro, ya sea por falta de capacidad o por imprecisión circunstancial, no logra anotar, el triunfador acaba siendo el primero.

Eso sucedió este sábado por la noche en Atlanta. El equipo de Lloyd Pierce supo aprovechar la ausencia de Damian Lillard en Portland (26-35) y lo castigó con 18 triples, contra ocho de su rival, para imponerse por 129-117.

Tras un primer cuarto irregular, el local supo dominar a su rival de turno y llegó a gozar de una diferencia máxima de 20 puntos. En contraste con lo que suele suceder esta temporada, Trae Young no fue efectivo desde lejos (1/7)), pero acabó con un doble-doble (25 puntos y 15 asistencias). El base supo remendar su falta de precisión con movilidad de pelota, dándole al resto del equipo la chance de tomar más lanzamientos externos.

Quien más lo aprovechó fue DeAndre Hunter. El ala-pivote novato sorprendió a todos al conectar seis de los nueve intentos que registró para cosechar 18 de sus 22 unidades en la jornada, las cuales acompañó con cuatro rebotes. Por su parte, John Collins registró tres bombazos y también acabó con una doble decena (24 puntos, 10 rebotes, cuatro asistencias, dos robos y una tapa). La misma cantidad de aciertos registró Kevin Huerter (19-4-8), mientras que Cam Reddish (8) sumó dos para que el quinteto inicial combine 15 de los 18 encestes externos del equipo en la jornada.

Portland tuvo buenas producciones de C.J. McCollum (35 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias) y Hassan Whiteside (21 tantos y 13 rebotes), pero no pudo meterle a su rival de turno la presión necesaria para conseguir un triunfo que hubiese sido clave en la lucha por ingresar a Playoffs. El elenco de Terry Stotts abrió el último cuarto con una desventaja de 19 unidades y llegó a achicar a diez tras un lanzamiento de media distancia de McCollum a 3:53 del final (123-113).

Tras este doble, Hunter clavó un triple, Ariza no pudo responder y Collins sumó otro para terminar de sentenciar la victoria de los Hawks (19-43).

Próximo partido:
ATL:
Recibirá a los Memphis Grizzlies, el lunes 2/3 a las 21:30.
POR: Visitará al Orlando Magic, el lunes 2/3 a las 21:00.