Sin Embiid ni Simmons, Philadelphia derrotó en casa a New York por 115 a 106. Tobias Harris se destacó con 34 puntos, siete rebotes y siete asistencias.

Los Sixers consiguieron un poco de calma, tras un inicio de semana accidentado. Además de las baja de Simmons, venían de perder la noche anterior en Cleveland. Sin embargo, la recuperación llegó en la vuelta al Wells Fargo Center, frente a unos Knicks en problemas (seis caídas seguidas).

El que dio un pase adelante fue Tobias Harris, haciendo valer así su millonaria extensión de contrato en la última agencia libre. El ala-pivote tomó las riendas ante la ausencia de los referentes, encestando 23 de sus 34 unidades (dos de sus tres triples) en el primer tiempo. Además, lo complementó con siete tableros y siete pases gol.

A su vez, Shake Milton se mostró preparado para ocupar el puesto de base titular, en lugar de Ben Simmons. El elegido en el puesto 54 del Draft 2018 contribuyó con el contundente parcial de 61 a 46 en los primeros 24 minutos (35-25 en el segundo cuarto), encestando 11 de sus 19 tantos (tres de sus cinco aciertos detrás del arco), las cuatro asistencias y dos tapas.

En tanto, Al Horford se lució en su posición original, en lugar de Embiid. El interno dominicano hizo sus aportes en ambos costados, sumando 15 puntos (4-4 en tiros externos), siete rebotes, nueve pases gol, un robo y un bloqueo.

 

Otra novedad importante ocurrió en el elenco de Brett Brown. El periodista de The Athletic, Shams Charania, informó que Joel Embiid no sufrió ningún daño estructural en el hombro izquierdo. De todos modos, el pivote camerunés sería re-evaluado en una semana.

Con este resultado, Philadelphia acumuló doce triunfos seguidos en casa y se mantuvo quinto en el Este con un récord de 37-23. Este domingo iniciará su gira de cuatro partidos seguidos a las 17.30, en los Clippers. En cambio, New York (17-42) recibirá este sábado a Chicago a las 19 horas.