Los angelinos no aplastaron a los Suns, pero hicieron valer su superioridad y se impusieron por 102-92.

Una de las grandes dudas de los Clippers es qué nivel tiene cuando cuenta con todo su plantel. Este miércoles por la noche le sucedió por sexta vez en la temporada y, como en las cinco veces anteriores, ganó. Esta vez fue sin grandes dificultades, ante un flojo Phoenix Suns, por 102-92.

El equipo de Doc Rivers tardó en entrar en ritmo ante la diferencia física en la pintura, dándole al de Monty Williams la chance de sacarle jugo a Deandre Ayton (25 puntos y 17 rebotes). Gracias al pívot, que fue bien acompañado por el par perimetral de Ricky Rubio (18 tantos, 10 asistencias, seis rebotes y tres robos) y Devin Booker (14 unidades y 10 asistencias), el local llegó a tomar una diferencia máxima de 11 unidades como a imponerse al cierre del período por 29-21.

Sin embargo, una vez que la visita ajustó, enviando a Marcus Morris Sr (18) sobre Ayton y a Kawhi Leonard (24 puntos, 14 rebotes, cinco asistencias y tres robos), el equipo de Rivers dictó el ritmo del juego a su gusto. El elenco vestido de azul defendió mejor, corrió mejor la cancha y fue más efectivo en ataque, con el ex Toronto como líder, como también gracias a los aportes de Reggie Jackson (12), Paul George (11) y Patrick Beverley (11).

De esta manera, el dueño de casa pasó de mandar en el marcador a hallarse con una desventaja máxima de 16 puntos en el inicio del último cuarto. Si bien la actitud de cambiar el rumbo del partido estuvo (Phoenix llegó a achicar a siete gracias a un doble de Rubio a falta de 3:01 para el final), la visita no le dio chances de ganarlo, mientras que atacó la pintura para forzar faltas y sacarle el mayor provecho a los tiros libres.

Próximo partido:
LAC: Recibirá a los Denver Nuggets, el sábado a las 00:30 (ESPN).
PHX: Recibirá a los Detroit Pistons, el viernes a las 23:00.