Minnesota se llevó una agónica victoria de Miami por 129 a 126. Fue la primera en la franquicia de D’Angelo Russell, quien se destacó con 27 puntos y siete triples.

Los Timberwolves comenzaron su nueva etapa de la fase regular el sábado 8 de febrero, cuando superaron ampliamente a los Clippers. Nuevas caras en la franquicia que se proyectan a una temporada 2020/21 prometedora, pero que perdieron cinco partidos seguidos tras aquel triunfo.

La sequía finalizó en la visita al Heat, y sin Karl-Anthony Towns (fractura en la muñeca izquierda). El elenco de Ryan Saunders supo responder a una diferencia de 123 a 112, sacada por los de Florida a falta de 3m35s para el cierre del encuentro. Kendrick Nunn (24 tantos, dos rebotes y seis asistencias) y Bam Adebayo (22, diez, siete y dos bloqueos) lideraron la ofensiva local.

Sin embargo, la visita castigó al oponente por las malas decisiones en la recta final (21 pérdidas en total). El conjunto de Minneapolis exprimió la eficacia en los contragolpes (29 puntos) y dio vuelta la historia con un parcial de 17 a 3 en los últimos 3m20s.

D’Angelo Russell encabezó la remontada con 27 unidades (7-14 en tiros externos), cinco tableros, seis pases gol y tres robos. Asimismo, selló la historia con una tapa sobre Jimmy Butler, en la última jugada. En tanto, Malik Beasley (21 (3-9), seis, cinco y dos) y Juancho Hernangómez (17 (3-5) y cinco) acompañaron al base, quien festejó por primera vez con su nuevo equipo.

Otro factor clave fue el aporte de la segunda unidad de los visitante, ya que combinaron un total de 49 puntos. Jordan McLaughin (13 (2-3), cinco asistencias y tres recuperos), Kelan Martin (11 y tres) y James Johnson (11, cuatro, cinco rebotes y dos tapas), en su regreso al American Airlines Arena tras el traspaso, fueron los más destacados de los suplentes.

 

Con este resultado, Minnesota extendió su récord a 17 partidos ganados y 40 perdidos. Este viernes a las 21 horas viajará al otro estadio de Florida, el de Orlando. Una hora más tarde, Miami (36-22) buscará recuperarse de la cuarta caída en cinco juegos, cuando reciba a Dallas.