Philadelphia se impuso sobre Atlanta por 129 a 112, de local, pese a la ausencia de Ben Simmons. Joel Embiid tuvo su noche con 49 puntos y 14 rebotes.

Los Sixers sufrieron una baja sensible en la derrota del sábado en Milwaukee. Ben Simmons se retiró del partido por molestias en la espalda. Todavía no se conoce el tiempo de recuperación que le demandará dicho inconveniente.

Mientras tanto, el elenco de Brett Brown continuó su trayecto en la fase regular, con el fin de conservar la racha en el Wells Fargo Center. Con Joel Embiid a la cabeza, cosechó su noveno triunfo consecutivo en casa.

Los Hawks le dieron vuelta una máxima desventaja de 21 en el tercer cuarto. Trae Young (28 tantos, siete rebotes y diez asistencias) se siguió consolidando como el referente ofensivo, mientras que John Collins (21 (2-5 en triples), nueve y dos robos) aportó su versatilidad ofensiva. Además, DeAndre Hunter continuó con el desarrollo de su rendimiento en la temporada de novato (22 y siete).

Sin embargo, Joel Embiid apareció en todo momento con la intención de relucir su dominio en el juego interior. El pivote camerunés dejó descansar tranquilo a Ben Simmons, ya que tuvo un rendimiento inolvidable. Los hinchas pasaron de abuchearlo a ovacionarlo, debido a que estableció una nueva marca personal. Sus números finales fueron 49 unidades, 14 tableros, tres pases gol y tres recuperos.

Tobias Harris también se destacó por su precisión con las ejecuciones. Así, secundó al referente con sus 25 puntos (4-6 en triples), seis rebotes y cuatro asistencias. En tanto, Furkan Korkmaz (15 (3-7) y seis), Josh Richardson (13 y seis) y Al Horford (siete, ocho y cinco) hicieron sus contribuciones en ambos costados.

 

Con este resultado, Philadelphia se mantuvo quinto en el Este con un récord de 36-22. Su próximo partido será este miércoles a las 21 horas, en Cleveland. Media hora más tarde, Atlanta (17-42) recibirá a Orlando.