Miami festejó el retiro de la camiseta de Dwyane Wade y el aplastante triunfo sobre Cleveland por 124 a 105, de local. Kendrick Nunn fue el máximo anotador con 24 puntos (cuatro triples).

El 9 de abril del 2019, Dwayne Wade tuvo su última función en casa como jugador, luego de haber disputado 14 (y media) de sus 16 temporadas de carrera en el Heat. El 23 de febrero del 2020, la franquicia celebró el legado del prócer que los guió hacia los tres títulos de la historia. Esos trofeos brillaban detrás de The Flash, en el momento que daba el discurso de agradecimiento.

Todo esa magnífica ceremonia se llevó a cabo en el entretiempo del partido contra los Cavaliers. Dicho juego quedó casi sentenciado al final del primer tiempo, debido a que el elenco de Erik Spoelstra finalizó mismo con una ventaja de 82 a 52. Para que la celebración fuera más redonda, esa marca fue la mejor del equipo en los 32 años de vida. Y eso que no estuvo Jimmy Butler, por problemas personales.

La efectividad desde el perímetro (47,5%) fue el factor clave para un desenlace precoz. Duncan Robinson encabezó al local en dicho rubro (19 tantos y 5-10), teniendo en cuenta que es el rol en el que mejor se desenvuelve. Kendrick Nunn (24, 4-7, ocho asistencias y dos robos) y Kelly Olynyk (17, 4-6, dos y dos) acompañaron al escolta.

Tampoco faltó la fortaleza defensiva, la cual dejó al rival en apenas 20 puntos en el segundo cuarto, contra 44 del conjunto de Florida. Jae Crowder (13 (3-6 en tiros externos) y cinco recuperos) y Derrick Jones Jr (13, cuatro y cuatro pases gol) brindaron esa seguridad que necesitaban los de Erik Spoelstra, en el afán de obtener la abultada diferencia.

 

De esta manera, Miami ganó el primer compromiso después del Juego de las Estrellas, manteniéndose así en el cuarto puesto del Este (36-20). Su próximo encuentro será nuevamente frente a Cleveland (15-41), pero este lunes a las 21 horas de visitante.