Philadelphia superó en tiempo suplementario a Brooklyn por 112 a 104, de local, y sumó su cuarto triunfo al hilo. Joel Embiid se destacó con 39 puntos, 16 rebotes, dos robos y dos tapas.

Los Sixers disputaron el último de sus cuatro encuentros seguidos en el Wells Fargo Center. Sin Ben Simmons (molestias en la espalda), buscaron cerrar la seguidilla de manera perfecta. Enfrente estaban los Nets, que venían de sufrir la baja de Kyrie Irving por el resto de la temporada (cirugía artroscópica en el hombro izquierdo).

El conjunto neoyorquino puso en aprietos al dueño de casa a lo largo del juego. De hecho, llegó a sacar una máxima diferencia de 50 a 30 en el segundo cuarto. Esto provocó los abucheos de los fans del elenco rival, debido a las faltas de respuestas en el primer tiempo. Caris LeVert (25 tantos (tres aciertos detrás del arco), seis rebotes y cinco asistencias) y Spencer Dinwiddie (22, cinco y ocho) lideraron la ofensiva visitante.

Sin embargo, los de Pensilvania reaccionaron en la segunda parte, de la mano de Joel Embiid. Es que le hizo frente una vez más a las críticas con su talento individual para resolver en ataque. Asimismo, fue clave en la prórroga por su solidez defensiva, dejando al contrario en un solo punto. El pivote camerunés encestó 39, capturó 16 tableros, recuperó dos balones y bloqueó dos lanzamientos.

Alec Burks fue otra de las figuras del partido. El escolta, recientemente traspasado de Golden State, estuvo letal con sus llegadas a canasta, ya sea en el último período o el alargue. Sus números finales fueron 19 unidades (2-4 en triples) y cuatro rebotes. En tanto, Tobias Harris aportó un doble-doble (22 y 12), junto con seis pases gol y dos robos.

 

Con este resultado, Philadelphia acumuló cuatro victorias consecutivas y se mantuvo quinto en el Este (35-21). Su próximo compromiso será este sábado a las 22.30, en Milwaukee. Una hora y media más temprano, Brooklyn (25-29) visitará a Charlotte.