Los neoyorquinos dieron el batacazo del miércoles al vencer a los Raptors por 101-91 para frenar los quince triunfos al hilo de los canadienses. Los jóvenes del equipo de Kenny Atkinson fueron los grandes responsables del resultado.

Toronto tenía el objetivo de llegar al descanso por el Juego de las Estrellas con una decimosexta victoria en fila, pero esta no fue posible. Pese a la significativa ausencia de Kyrie Irving, Brooklyn desplegó un gran nivel en su casa para acabar con la ilusión imbatible del equipo canadiense, imponiéndose por 101-91.

El equipo de Nick Nurse no estuvo fino a la hora de los lanzamientos, acertando tan sólo el 37,8% de ellos de campo. En tanto, Kyle Lowry firmó un triple-doble (12 puntos, 12 asistencias y 11 rebotes), pero apenas acertó cuatro de sus trece lanzamientos tomados, como también cerró el tercer cuarto con un problema de cinco faltas, el mismo que tuvo Serge Ibaka (28).

Una bomba de Siakam llegó a achicar el margen a diez unidades (75-65) al terminar el tercer cuarto, pero esto no sirvió como envión para que la visita pueda mantener viva su racha. Caris LeVert (20 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias) fue letal con sus penetraciones, mientras que también fue bien complementado por Joe Harris (19), Spencer Dinwiddie (17 tantos, nueve asistencias y seis rebotes) y Jarrett Allen (10 unidades y 13 rebotes) para terminar de firmar la caída del último campeón.

A partir de este resultado, Toronto acabó la ‘primera parte’ de la temporada con una marca de 40-15 que lo dejó como principal escolta de Milwaukee (46-8), aunque no pudo aprovechar la caída de este en Indiana para achicar la distancia. Su primer juego post descanso será en Canadá, ante los Phoenix Suns, el viernes 21/2 a las 21:30.

Por su parte, Brooklyn firmó un 25-28 que le permitió cerrar la jornada en el séptimo lugar del este, puesto que lo emparejaría en una primera ronda de Playoffs con Toronto. El equipo de Kenny Atkinson apuntará a recuperar a Irving para su compromiso del jueves 20/2, cuando se presente en el duro Wells Fargo Center de los Philadelphia 76ers a las 22:00.