Luka Doncic registró un doble-doble en la victoria de Dallas sobre Sacramento por 130-111. Fue el primer juego del esloveno tras su lesión.

Doncic apuntó a agarrar ritmo antes de hacer su primera aparición en el Juego de las Estrellas del domingo y jugó como si nunca se hubiese esguinzado su tobillo derecho. Tras perderse los últimos siete partidos, guió el gran triunfo de Dallas sobre Sacramento por 130-111.

El europeo la rompió: 33 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias, además de un +30 de valoración en 31 minutos de juego. El ex Real Madrid acertó 10 de sus 18 tiros de campo, como también tres de sus ocho triples intentados para acabar siendo la figura de un partido que tuvo al elenco texano al frente por 25 puntos.

El elenco de Rick Carlisle supo acompañar bien al nivel del sophomore y jamás estuvo por más de un punto por detrás. En tanto, gracias a las manos calientes desde lejos de Tim Hardaway Jr (19 puntos -5/9 en triples-, seis asistencias y tres rebotes), Seth Curry (18 -3/3-) y Kristaps Porzingis (27 unidades -dos bombas-, 13 rebotes, cinco asistencias y tres bloqueos), llegó a escaparse a una distancia máxima de 25 en el tercer cuarto.

Sacramento volvió a estar flojo en ambos lados de cancha, como también encontró su punto más alto en un Buddy Hield que debe volver a ser titular. El bahameño quedó a una asistencia del doble-doble con 22 tantos y nueve pases-gol. En tanto, también tuvieron dobles dígitos: De’Aaron Fox (16), Kent Bazemore (15), Harry Giles III (11) y Nemanja Bjelica (10).