Los Spurs vencieron 114-106 al Thunder y cortaron las cinco derrotas al hilo que habían acumulado en el inicio del Rodeo Trip. Los equipos volverán a jugar el viernes 21, tras el All-Star Break.

Una victoria no iba a cambiar el rumbo de San Antonio, que se complicaba cada vez más en su deseo de decir presente en los Playoffs. Sin embargo, después de dejar pasar una ventaja de 23 puntos en Denver y perder su quinto juego consecutivo -todos de visitante, el equipo de Popovich podía aprovechar un resultado positivo para irse al descanso por el Juego de las Estrellas con una pequeña luz de ilusión de conseguir con meta.

Todavía tendrá mucho para trabajar, pero este martes por la noche consiguió ese anhelado festejo en la casa del Thunder. El elenco texano supo jugar ofensivamente ante la ausencia de DeMar DeRozan para imponerse en el Chesapeake Energy Arena por 114-106.

Al igual que ante los Nuggets, lo mejor de la visita se vio en el arranque del juego. San Antonio desplegó un buen trabajo defensivo en el inicio y dejó a su rival en tan sólo 14 puntos a lo largo de los primeros doce minutos. Luego, en el inicio del segundo período, gracias a los importantes aportes de Dejounte Murray (29 puntos y nueve rebotes) y LaMarcus Aldridge (25 y 14) llegó a escaparse a una diferencia máxima de catorce unidades (30-16).

Desde entonces, el local se acomodó al juego a través de la certeza ofensiva de Chris Paul (31 puntos y siete asistencias), quien fue el líder del equipo en el goleo, como también en los pases. El ex Clippers se pudo aliar con Dennis Schröder (14) y Steven Adams (10 tantos y 10 rebotes) para que el elenco de Billy Donovan llegue a igualar la contienda en los primeros minutos del último período. Así, San Antonio volvió a tener en frente el fantasma de perder una ventaja significativa y perder el partido.

Sin embargo, el equipo de Pop esta vez no se paralizó, sino que supo hacerle frente a la adversidad. San Antonio montó un parcial de 9-0 a través de Aldridge que le devolvió la comodidad y desde entonces supo administrar los esfuerzos, pese a los diez puntos de Paul en el tramo. Una volcada de Murray a 1:02 del final puso el 106-96 que forzó al rival a frenar el juego, enviando a la visita constantemente a la línea. Esta acertó los ocho lanzamientos que tuvo para cerrar la victoria.

De esta manera, Spurs y Thunder disputaron su último partido previo al All-Star Break. Ambos equipos volverán a jugar el viernes 21/2: los Thunder viajarán a Denver para un duelo con los Nuggets (22hs); los Spurs se trasladarán a Utah para un choque con los Jazz (23hs).