Miami derrotó a Golden State por 113 a 101, de visitante, y cortó la sequía de tres derrotas al hilo. Jimmy Butler y Jae Crowder anotaron 21 puntos cada uno.

Fue una noche especial para los fans de los Warriors. Andre Iguodala pisó por primera vez el moderno Chase Center, luego del traspaso a Memphis. Klay Thompson (luego de haber perdido un piedra papel o tijera con Curry) se encargó de dar el discurso de agradecimiento al MVP de las Finales del 2015. De hecho, el sexto hombre de la última dinastía se encargó de recitar unas palabras hacia los espectadores en San Fransisco.

En cuanto al encuentro, el Heat sacó adelante un importante triunfo y dejar atrás las caídas en los primeros tres compromisos de la gira (los Clippers, Sacramento y Portland). Jimmy Butler retomó las actividades en donde las dejó, tras dos juegos de ausencia por molestias en el hombro izquierdo. El referente volvió a acarrear al equipo y brilló con sus 21 tantos, diez rebotes, cinco asistencias y cuatro robos.

 

También, Jae Crowder tuvo su primera gran actuación en el conjunto de Florida, luego del traspaso de Memphis. El alero lideró la ráfaga de 23 a 4 de la visita en el segundo cuarto, anotando 16 de sus 21 unidades y tres de sus cuatro triples en el primer tiempo. Además, lo complementó con ocho tableros y tres recuperos.

Bam Adebayo tampoco se bajó de la lista de los destacados. Junto con Duncan Robinson (17 puntos y cinco aciertos detrás del arco), se encargaron de que el elenco de Erik Spoelstra saliera de las turbulencias en el último período, cuando el rival se acercó a cuatro. El pivote encestó 13, bajó 11 rebotes y repartió siete asistencias. Asimismo, Goran Dragic (15, dos y seis) y Kelly Olynyk (12, seis y 11) hicieron sus aportes desde la banca.

Con este resultado, Miami se mantuvo cuarto en el Este con un récord de 35-18. Su anteúltimo partido de la gira será este miércoles a las 23, en Utah. A la misma hora, Golden State (12-42) visitará a Phoenix.