Minnesota cortó la sequía de 13 derrotas seguidas con un contundente triunfo sobre los Clippers por 142 a 115, de local. Jordan McLaughlin (24), Malik Beasley (23) y Karl-Anthony Towns (22) combinaron 69 puntos.

Karl-Anthony Towns dijo el miércoles a la noche: “Estuve perdiendo por mucho tiempo. No quiero hacer esa mierda otra vez. Por eso es que cada posesión cuenta. Obviamente están viendo que mi paciencia se está agotando por muchas cosas. No hay cosas. Tenemos que concretar”. Aquella caída ante Atlanta marcó la 13° en fila y la 20° con el pivote dominicano en cancha. De hecho, no ganaba un juego desde noviembre del 2019.

Esa historia empezó a cambiar el jueves a la tarde, a partir del arribo de D’Angelo Russell. El base completó una lista de nueve incorporaciones en el mercado de traspasos, junto con Omari Spellman, Jacob Evans, Malik Beasley, Juancho Hernangómez, Jarred Vanderbilt, Evan Turner, James Johnson y Allen Crabbe.

El elegido en el segundo puesto del Draft 2016 es muy amigo de la primera selección de aquella camada. Esto explica la felicidad de ambos en un video subido por la cuenta oficial, en el momento que Russell aterrizó en Minneapolis. A pesar de que no haya podido debutar (contusión en el cuadriceps derecho), le dedicó unas palabras a los fans en la previa al partido.

El elenco de Ryan Saunders dejó en evidencia la motivación de esta nueva etapa de la fase regular. Ante uno de los grandes candidatos al título, el dueño de casa se dio el lujo de convertir 29 tiros externos, la mejor marca en la historia de la franquicia. De hecho, se fue al descanso con una holgada ventaja de 81 a 59.

Malik Beasley fue el gran responsable de ese 59,1% de efectividad desde el perímetro. El escolta se mostró con todas las ganas de llevarse el mundo por delante con su nuevo equipo. Estableció su mejor marca personal con 23 tantos (7-13 detrás del arco), además de diez rebotes y cuatro asistencias. Otros de los recientemente llegados con buen desempeño fueron Juancho Hernangómez (14 (3-3)) y James Johnson (15 (2-3, tres, cinco y dos robos).

Asimismo, Jordan McLaughlin dio que hablar al ocupar con confianza el puesto de base inicial. Con un contrato dual, el jugador de 23 años demostró estar capacitado para competir en las ligas mayores. También rompió el récord en un solo juego con 24 unidades (2-4 en triples), y lo complementó con once pases gol.

En cuanto a Towns, sus ilusiones volvieron a renovarse al compartir plantel con su colega. El interno de quinto año se quedó muy cerca del triple-doble (22 puntos (3-5 en tiros externos), 12 tableros y nueve asistencias). Por otro lado, el joven Josh Okogie  (23 (2-3) y dos recuperos) exprimió su explosividad ante los dirigidos por Doc Rivers.

De esta manera, Minnesota le puso fin a su mala racha y extendió su récord a 16 partidos ganados y 35 perdidos. Este lunes visitará a Toronto a las 21.30. En cambio, los Clippers (36-16) harán esta noche su segunda parada de la gira a la misma hora, en Cleveland.