Los Kings vencieron a los Spurs por 122-102 y achicaron la distancia con los Grizzlies, actuales octavos del oeste. Los texanos sumaron su tercera caída en fila y parecen empezar a despedirse del sueño de postemporada.

San Antonio (22-30) llegó a la temporada con la ilusión de alcanzar su 23° clasificación seguida a los Playoffs, lo que sería la racha más larga de la historia de la NBA. Sin embargo, a falta de 30 partidos para cerrar la campaña, parece estar lejos de poder alcanzar lejos de alcanzar el objetivo.

El equipo de Gregg Popovich volvió a caer este sábado por la noche, en el tercer juego de su gira de ocho encuentros como visitante. Esta vez la caída fue ante los Sacramento Kings (21-31) por 122-102, quedando así más cerca del decimotercero (Phoenix Suns con 21-32), que del octavo (Memphis Grizzlies, 26-26).

El conjunto texano hizo una buena labor para llegar al frente a los últimos tres minutos del tercer cuarto (78-74), pero desde entonces se desmoronó. El dueño de casa le secó la ofensiva, y lo igualó a través de las bandejas de Kent Bazemore (15) y Harrison Barnes (25). Luego, encajó tres bombazos consecutivos, dos de Buddy Hield (31-6-5) y uno de Bazemore, para dejar a su rival atónito. Para cerrar el gran tramo, Cory Joseph (4) le ganó a la bocina y permitió que su equipo concrete un 15-0, que pasó de encontrarlo incómodo ante un ŕival duro, a hallarlo como claro dominador de las acciones.

Como si todo esto fuese poco, San Antonio la rápida expulsión de DeMar DeRozan (14) en el último cuarto. Luego de unos primeros seis minutos en los que la visita no logró recortar el margen, el alero se fue expulsado tras discutir con los árbitros por una falta a Barnes. Desde entonces, la victoria del local fue inevitable, ya que su rival estaba sin respuestas como también sin su mejor carta ofensiva.

Próximo partido:
SAC: 
Visita a los Milwaukee Bucks, el lunes 10/2 a las 22hs.
SAS: Visita a los Denver Nuggets, el lunes 10/2 a las 23hs.