El ala-pívot jugará bajo la conducción de Mike Budenholzer tras rescindir su contrato con los Charlotte Hornets. Dragan Bender fue cortado.

Charlotte fue uno de los pocos equipos que no hizo movimientos durante el jueves, jornada en la que se dio el cierre del mercado. La franquicia que tiene como dueño a Michael Jordan parecía no contar con los jugadores suficientes para realizar un movimiento significativo, por lo que optó por conservar sus piezas.

Sin embargo, este viernes por la noche, en cuestión de horas, se resolvió una situación impensada. Marvin Williams, ala-pívot de 33 años, le señaló a la entidad que no estaba conforme con el momento del equipo y que quería rescindir su contrato. Así, la franquicia dejó ir a uno de sus veteranos más codiciados, sin recibir nada a cambio.

Unas horas después de hacerlo, el ‘cuatro’ tirador decidió sumarse a Milwaukee Bucks, lo que es otro gran fichaje del actual líder del este con una marca de 44-7. Williams será otra buena opción en el banco para Mike Budenholzer, acompañando a otros veteranos de gran nivel como George Hill, Kyle Korver, Ersan Ilyasova y Robin López, además de los jóvenes Pat Connaughton, Sterling Brown, D.J. Wilson y Donte DiVincenzo.

De esta manera, Williams será dirigido por Mike Budenholzer, algo que no le había sucedido en los Atlanta Hawks. El interno llegó a la liga con la segunda elección del Draft 2005 y jugó en la franquicia hasta junio del 2012, cuando decidió marcharse al Utah Jazz. Un año más tarde, Budenholzer, que previamente había sido ayudante de Gregg Popovich en San Antonio Spurs, asumió el cargo de entrenador en la franquicia de Georgia.

Además, arriba a la franquicia tras disputar 41 de los 51 partidos posibles en la campaña 2019-20, aunque se ausentó al juego del 4 de febrero, en el que su equipo viajó a Houston. A lo largo de la temporada cosechó promedios de 6,7 puntos, 2,7 rebotes y 1,0 asistencias, además de un 44,8% de campo y un 37,6% en triples, en 19,7 minutos por juego.

El enojo de Kemba Walker

La decisión de Williams fue lógica para la entidad de Carolina del Norte, aunque no así para su ex compañero, Kemba Walker. El actual base de los Boston Celtics se enteró de la noticia en conferencia de prensa y se mostró claramente molesto por la determinación de sumarse a los Milwaukee Bucks, el mayor rival del elenco Celta en la búsqueda de meterse en las finales del 2020.

Walker intentó recrutar a varios jugadores para su actual en el equipo y tenía una buena relación con Williams. El ala-pívot hubiese sido una gran alta para el equipo de Brad Stevens, que no tiene suplentes veteranos por fuera de Marcus Smart y Enes Kanter.

Dragan Bender, el sacrificado

Foto: El Desmarque.

A raíz de la determinación de Milwaukee, la franquicia necesitaba generar un espacio para fichar a Marvin Williams. Finalmente, Bender, quien había llegado a la entidad al iniciar la campaña, fue cortado tras disputar apenas 91 minutos entre siete encuentros.

El bosnio dejará su segundo equipo tras su llegada a la liga con el pick número 4 del Draft 2016. El europeo había sido electo por los Phoenix Suns, pero jamás llegó a estar a la altura de su potencial. A los 22 años, deberá volver a evaluar si continúa en la NBA o si retorna al viejo continente.