Philadelphia se impuso sobre Memphis por 119 a 107, de local, y cortó la racha de cuatro derrotas al hilo. Furkan Korkmaz (34) y Ben Simmons (22) combinaron 56 puntos.

“Están pasando cosas en el vestuario”, dijo Al Horford durante la semana. Los Sixers padecieron muchos inconvenientes en las últimas dos semanas. De hecho, perdieron los cuatro partidos que disputaron en la última gira (Atlanta, Boston, Milwaukee y Miami).

Sin embargo, la reacción llegó en la vuelta al Wells Fargo Center, ante los jóvenes Grizzlies. El conjunto de Pensilvania hizo valer su superioridad en el segundo y tercer cuarto, con un abultado parcial de 71 a 41. El factor clave estuvo en el 56% de efectividad en triples, un rubro en el que venían teniendo dificultades.

Furkan Korkmaz estuvo enchufadísimo con los tiros externos. El perimetral turco alargó la brecha con seis conversiones en siete intentos, lo que le permitió llegar a 34 tantos. Además, lo complementó con seis rebotes y cuatro asistencias.

Asimismo, Ben Simmons volvió a estar en un impresionante nivel, dirigiendo las rápidas transiciones y batiendo las marcas con su agresividad ofensiva. El base australiano se destacó con 22 unidades, cuatro tableros, diez pases gol y tres robos. En tanto, Tobias Harris lo secundó al encestar 21 (3-4 en triples), capturar seis, repartir cinco y bloquear dos lanzamientos.

También, Al Horford dio un pase adelante en el juego interior, luego de que Joel Embiid se haya retirado del juego por un dolor en el cuello. El pivote dominicano aportó diez puntos (2-5 detrás del arco), ocho rebotes y seis asistencias, un recupero y una tapa.

Con este resultado, Philadelphia se mantuvo quinto en el Este con un récord de 32-21. Su próximo encuentro será este domingo a las 20 frente a Chicago, nuevamente en casa. A la misma hora, Memphis (26-26) visitará a Washington.