Con una formación baja, Houston se impuso en los Lakers por 121 a 111 y cosechó cuatro victorias seguidas. Russell Westbrook fue el máximo anotador con 41 puntos.

En la previa al encuentro, se estableció la incógnita sobre la falta de un pivote en los Rockets. Además, les tocaba visitar al conjunto angelino, que contaba con Anthony Davis y JaVale McGee en la pintura.

Sin embargo, el entrenador Mike D’Antoni impuso su sistema por sobre el de Frank Vogel. P.J. Tucker deslumbró con su valentía y garra a la hora de ocupar el puesto de 5, conteniendo a los internos rivales. Es por eso que fue uno de los más destacados del partido, además de los 11 tantos (3-5 detrás del arco) y seis rebotes.

El ancho de basto en la defensa fue Robert Covington, quien inició su segundo ciclo en el conjunto texano (jugó siete partidos en la 2013/14). El alero demostró que la franquicia hizo un buen intercambio por él, al dejar ir a Clint Capela. El ex Philadelphia y Minnesota dispuso un valor agregado desde la banca, sumando 14 puntos (4-7 en triples), ocho tableros, cuatro asistencias, dos robos y dos bloqueos.

En cuanto a la ofensiva, Russell Westbrook volvió a dar un paso adelante, en lo que fue una noche complicada para James Harden (3-10 en tiros de campo). El base estuvo incontrolable con su capacidad atlética e individualidades, lo que le permitió sumar 41 unidades, ocho rebotes y cinco pases gol. Asimismo, redondeó un desempeño inolvidable al alcanzar la marca de los 20.000 puntos en su carrera.

Con este resultado, Houston acumuló cuatro triunfos al hilo y se ubicó cuarto en el Oeste con un récord de 33-18. Esta noche volverá a jugar a las 23 horas, en Phoenix. Por otro lado, los Lakers (38-12) visitarán este sábado a Golden State a las 22.30.