D’Angelo Russell será nuevo jugador de los Minnesota Timberwolves, tal como quería Karl-Anthony Towns.

Después de las charlas y movimientos del martes, Minnesota tenía en claro que el movimiento por D’Angelo Russell no debía esperar. La franquicia primero acomodó números, mientras que desde entonces no perdió el tiempo y empezó a pujar por el base de Golden State. Luego de varios intentos, logró el objetivo en la jornada del jueves, a horas del cierre del mercado.

El base unirá fuerzas con Karl-Anthony Towns, algo que el dominicano ponía como condición para seguir en la franquicia. A cambio, la franquicia no debió entregar tanto: Andrew Wiggins y sus dos elecciones del Draft 2021, la primera ronda con una protección Top 3 (esto quiere decir que si Minnesota acaba en el podio del Draft 2021, la conservará y la primera ronda del 2022 le pertenecerá a la entidad de San Francisco).

Minnesota tendrá la chance de jugar con un tándem ofensivo más que interesante en Russell-Towns, mientras que el mismo estará rodado por las nuevas piezas de Omari Spellman y Jacob Evans (también involucrados en el movimiento), James Johnson (quien llegó desde Memphis, tras el traspaso de Iguodala a Miami, a cambio de Gorgui Dieng), como también las piezas del traspaso de cuatro equipos (Malik Beasley, Evan Turner, Juancho Hernangómez y Jarred Vanderbilt).

En tanto, Golden State dejó ir a cinco jugadores en las últimas horas (Russell, Spellman y Evans a Minnesota; Burks y Robinson III a Philadelphia), lo que habla claramente de un momento de transición. La franquicia apuesta a las recuperaciones de los Splash Brothers, mientras que buscará en Wiggins aquella carta de penetración que en 2015 le aportaba Harrison Barnes. Con dos elecciones del Draft, la opción vuelve a hacer la de formar y desarrollar jugadores en casa, algo que no sucedía en la franquicia desde el arribo de Kevin Durant en 2016.