El pívot suizo dejó los Houston Rockets para incorporarse a los Atlanta Hawks, en un movimiento que también incluyó tanto a Minnesota como a Denver. En tanto, Covington retornó a la franquicia texana.

Pese a los rumores, el mercado parecía estar frío y dispuesto a no registrar grandes movimientos antes del cierre del mercado. Sin embargo, todo cambió este miércoles por la madrugada, a poco más de 36 horas para el punto final a la época de refuerzos.

El traspaso fue a cuatro bandas, con el destacado movimiento de Clint Capela a los Hawks desde los Rockets. El pívot llegó a Atlanta junto a Nené Hilario.

Para que esto sea posible, Houston recibió a Robert Covington y Jordan Bell, dos ex jugadores de Minnesota Timberwolves.

Este último sumó a cuatro jugadores con contratos próximos a vencerse: Evan Turner y el pick de primera ronda de los Nets del 2020 (Atlanta); Malik Beasley, Juancho Hernangómez y Jarred Vanderbilt (Denver).

En tanto, los Nuggets reforzaron su banca con los arribos de Shabazz Napier, Keita Bates-Diop y Noah Vonleh (Minnesota); y tanto Gerald Green como una primera elección de Draft de Houston.

De un momento a otro, el mercado pasó de no tener actividad a registrar el movimiento de doce jugadores en un traspaso a cuatro bandas. Según lo que reportó ESPN, fue la mayor migración de jugadores en un traspaso desde la partida de Patrick Ewing a los Seattle Supersonics en el 2000.

El análisis

Atlanta Hawks: El arribo de Clint Capela es otro gran movimiento de la gerencia del estado de Georgia, que en el camino apenas perdió un contrato expiring y un pick de Brooklyn, el cual había obtenido en la salida de Taurean Prince.

Capela será un gran complemento, tanto ofensivo como defensivo, para John Collins, dándole la chance de poder sumar desde una posición más alejada al aro. Además, el par Young-Capela será interesante de ver a la hora del pick and roll.

En tanto, Nené tiene un contrato parcialmente garantizado para la 2020-21, tazado en 2.6 millones de dólares, aunque este podría llegar a los 10 millones anuales. Lo más probable es que sea cortado antes de que el vínculo se torne permanente.

Houston Rockets: La salida de Capela puede ser un acierto, siempre y cuando el equipo consiga a un pívot titular antes del cierre del mercado.

La franquicia texana sumó a un destacado Covington, que complementará la labor de Tucker, dándole un nuevo tirador en la otra esquina. Además, Houston sumó a un jugador clave en la idea de alcanzar el balance ofensivo-defensivo de su quinteto inicial.

En tanto, Bell es una incógnita. Podría ser un buen pívot suplente, aunque la franquicia logró hallar buenos minutos en el joven Isaiah Hartenstein. Al igual que el europeo, no es un triplero, por lo que no tendrá la chance de jugar de ala-pívot, su posición natural.

Denver Nuggets: La franquicia de Colorado perdió a dos hombres claves de la rotación como Malik Beasley y Juancho Hernangómez, pero sumó a otros tres claves provenientes de Minnesota (Napier, Vonleh y Bates-Diop), como a un tirador fiable como Gerald Green.

Denver planea mantenerse activo en el mercado, con el afán de seguir reforzando su segunda línea. En tanto, habrá que ver qué pueden ofrecerle por Gary Harris, uno de los grandes candidatos a ser movido.

Minnesota Timberwolves: La partida de Covington puede llegar a profundizar la situación de la franquicia con Towns. Sin embargo, el arribo de cuatro jugadores con contratos expiring le dará una mayor muñeca para ir a la carga por D’Angelo Russell, ya sea en estos dos días restantes, como en el verano, cuando Golden State tenga que reformular su plantel.