Lillard volvió a tener números históricos en la victoria de Portland sobre Utah por 124-107 y demostró, una vez más, que es el mejor base del momento.

La trágica muerte de Kobe Bryant dejó al mundo deportivo en shock, por lo que la semana fue atípica, con un lógico mayor impacto en la NBA. En la tarea comunicativa, a raíz de la magnífica carrera de la leyenda de los Lakers, se habló más del pasado de este, que de lo que fue sucediendo en los distintos estadios de la liga.

Sin embargo, lo que demostró Damian Lillard a lo largo de la semana fue, y es, difícil de adjetivar. Partido a partido, ante la ausencia de Stephen Curry, se fue ganando el puesto de ser el mejor base de la liga en la actualidad. Este sábado por la noche, lo volvió a demostrar al combinar 51 puntos y 12 asistencias en la victoria de su equipo sobre Utah por 124-107.

La visita no tuvo chances de ganar, pese a los buenos rendimientos de Donovan Mitchell (25), Mike Conley (22) y Bojan Bogdanovic (22). Utah abrió la noche con un parcial favorable de 34-33, pero en el segundo cuarto no tuvo respuestas en ambos lados de la cancha, tanto al gran momento de Lillard, quien encajó 13 de sus 51 puntos en el tramo, como en ataque, ya que Conley acertó ocho de las diecinueve unidades del equipo. Así, se fue al descanso con un adverso 63-53.

Ya una vez que Lillard entró en ritmo, fue imparable. El base encajó 10 de los 17 tiros que tomó en la segunda mitad y seis de los nueve triples que lanzó. Cuando él optó por pasar, encontró a un gran aliado en Hassan Whiteside, quien aprovechó los pick-and-roll para combinar 17 tantos, 21 rebotes y tres bloqueos. En tanto, Carmelo Anthony (15) volvió a la acción tras ausentarse por el dolor que le generó la pérdida de Bryant, aunque lo hizo en un bajo nivel con el tiro, acertando apenas cinco de los quince tiros de campo que tomó.

A partir de las perfomances de Lillard, Portland ganó los cuatro juegos que disputó en la semana para alcanzar una marca de 23-27, que lo deja apenas por detrás de Memphis Grizzlies (24-25) en la carrera por el octavo puesto. Su próximo partido será el martes ante los Denver Nuggets, desde las 23hs.

Por su parte, Utah cayó en los últimos cuatro partidos que jugó y cerró la semana en el cuarto puesto, con una marca de 32-17. El equipo de Quin Snyder buscará recuperarse ante Denver Nuggets, equipo al que recibirá en la jornada del miércoles a las 23hs, cuando el combinado de Michael Malone cierre su back-to-back.