Los dirigidos por Brad Stevens vencieron 119-104 a los Warriors en Boston y sumaron su quinta victoria en los últimos seis partidos. Además, en la previa del juego le rindieron uno de los mejores tributos a Kobe Bryant.

No existe mayor rivalidad en la NBA que la que protagonizan Celtics y Lakers. Sin embargo, la muerte de Kobe Bryant unió a todo el mundo básquetbolístico. Por eso, este jueves por la noche, en la previa del juego ante los Golden State Warriors, la franquicia de Massachussets le rindió, quizá, el mejor tributo que se haya visto desde el triste suceso del pasado domingo.

Una vez que el tributo finalizó, la franquicia volvió a mostrar porqué está en uno de sus mejores momentos después de dos años en los que naufragó entre problemas de equipo y de rendimiento. Boston no perdonó a Golden State y lo venció cómodamente por 119-104.

El equipo de Brad Stevens llegó a estar seis puntos por detrás en los primeros minutos, pero montó un parcial de 18-7 en los últimos seis minutos del período inicial para cerrarlo con una ventaja de 29-22. Desde entonces, pese a cometer 22 pérdidas, permitir 26 puntos de contra y no poder frenar a D’Angelo Russell (22 puntos, cinco asistencias, tres rebotes y tres robos), el dominó ampliamente para encontrarse 19 unidades por delante antes del bocinazo final.

En la noche en la que se volvió el segundo Celtic más joven de la historia en ser llamado a un All-Star, Jayson Tatum lideró el triunfo del elenco dueño de casa con 20 puntos, seis rebotes, dos asistencias, un robo y una tapa. Además, fue bien acompañado por Gordon Hayward (25-8-3), Marcus Smart (21-3-6), Jaylen Brown (18) y Kemba Walker (13-4-5).

De esta manera, Boston sumó su quinta victoria en los últimos seis partidos y cerró la jornada con una marca de 32-15, válida para ser el tercero del este, por detrás de Milwaukee Bucks (41-6) y Toronto Raptors (34-14). El equipo de Stevens volverá a presentarse este sábado, nuevamente en el TD Garden, ante Philadelphia Sixers, desde las 22:30.

Por su parte, Golden State acumuló su quinta caída en fila y su novena en los últimos diez juegos. El equipo de Steve Kerr marcha último, con el peor récord de la liga (10-39). Su próximo compromiso será en Cleveland, ante unos muy conocidos Cavaliers, desde las 22hs.