Los Hawks vencieron a los Sixers por 127-117 y dieron el batacazo de la noche. Trae Young y John Collins estuvieron en un nivel superlativo.

Fue un jueves agridulce para Ben Simmons. En la misma jornada en la que fue electo para el All-Star Game de Chicago 2020 (hará su segunda aparición), el base la rompió (31 puntos, seis rebotes y cinco asistencias), pero Philadelphia hizo agua ante un Atlanta que se mostró superior para vencer por 127-117.

El australiano tuvo la intensidad que le faltó al resto del equipo. Fue letal desde la penetración, ya sea encajando 10 de los 15 tiros de campo que tomó, como también forzando faltas para encajar 11 de los 13 tiros libres que forzó. Además, supo actuar como interno ante la ausencia de Al Horford y le dio a Shake Milton la chance de tener su mejor partido desde que llegó a la liga (27 tantos, seis asistencias y cinco rebotes).

Sin embargo, así como Simmons brilló, el alero tuvo con una de las mejores versiones de Trae Young. El armador, que será titular en el evento a desarrollar el domingo 16 de febrero, encajó 39 puntos, pero también los acompañó con 18 asistencias, su mejor marca de la carrera. El electo en el Draft 2018 registró 29 tantos y 11 pases-gol durante la primera mitad, momento en el que su equipo se despegó a una luz de siete unidades (74-67).

Philadelphia se mantuvo en partido a través del tándem Simmons-Milton, pero nunca terminó de dar golpe para dar vuelta el partido. Del otro lado de la cancha, Atlanta acompañó el rendimiento de su jugador franquicia con otros seis compañeros con doble dígito: John Collins (17 puntos y 20 rebotes), DeAndre Hunter (15), Damian Jones (14), Vince Carter (14), Kevin Huerter (12) y Cam Reddish (12).

Tanto Sixers como Hawks volverán a jugar este sábado. Los de Brett Brown buscarán la recuperación en la casa de los Boston Celtics, desde las 22hs. En tanto, los de Lloyd Pierce viajarán a Dallas para un duelo contra los Mavericks, el cual iniciará a las 22:30.