El Thunder mando durante toda la noche en el Golden 1 Center y venció a los Kings por 120-100.

Oklahoma (29-20) sigue dando pasos hacia delante y se acerca a su gran objetivo: clasificar a los Playoffs, pese a estar en una etapa de reconstrucción. En pos de esta meta, el equipo de Billy Donovan dejó atrás su derrota en Dallas y sumó su sexto triunfo en los últimos siete juegos al vencer a Sacramento Kings (17-30) por 120-100.

El local, que venía de vencer a Minnesota en la jornada del lunes, no halló el mismo nivel de producción de parte de Buddy Hield. Tras registrar su mejor marca de la carrera, el bahameño apenas acertó cinco de sus doce tiros y cerró su producción con 13 puntos, lo cual obligó al equipo de Luke Walton a encontrar goleo en otros jugadores. El tándem titular de Bogdan Bogdanovic (23) y De’Arron Fox (19) estuvo a la altura, pero el resto del equipo se mostró peleado con el aro, combinando así un 46% que atentó contra las chances de triunfo.

Del otro lado de la cancha, el Thunder abrió la noche con un parcial de 23-16 y desde entonces siempre estuvo en control del juego. El equipo de Billy Donovan jamás sacó el pie del acelerador y llegó a gozar de una ventaja máxima de 29 unidades en la última docena de minutos. Dennis Schröder (24) lideró el goleo, mientras que el juvenil Luguentz Dort (23) encajó los cinco triples que intentó para ser el más determinante del elenco visitante.

Oklahoma volverá a presentarse este viernes por la noche, cuando viaje a Phoenix para un duelo con los Suns, el cual iniciará a las 23hs. Por su parte, el elenco californiano acumuló su séptima derrota en los últimos diez juegos y buscará la recuperación el domingo, cuando reciba a Los Ángeles Lakers.