Los texanos se presentaron sin sus estrellas y le ganaron al Jazz en Utah por 126-117.

Houston, al igual que San Antonio y Orlando, fue uno de los tres equipos que tuvo que disputar el segundo juego de su back-to-back este lunes, todo esto a poco más de 24 horas de la sentida muerte de Kobe Bryant. Tras caer ante Denver Nuggets sin Harden, el equipo debió viajar a Utah para un duelo con el Jazz, pero también presentándose sin La Barba, como tampoco sin Russell Westbrook, ni Clint Capela.

Ante este escenario (jugar ante el segundo del oeste sin su tridente estelar), todo indicaba que el Jazz no iba a tener problemas para seguir con su buen momento. No obstante, el equipo de Quin Snyder menospreció a un rival que jugó con muchísimo sacrificio y consiguió un inesperado triunfo por 126-117.

Houston hizo una gran labor colectiva, pero el trabajo de Eric Gordon fue excepcional. El tradicional sexto hombre del equipo apareció como escolta titular y encajó seis de los once triples que intentó para encajar 18 de sus 50 puntos, su mejor marca de la carrera. El ex New Orleans acompañó su buena noche externa con grandes penetraciones para sumar 16 unidades a través de los tiros libres y otros 16 de la mano de un 8/11 en dobles.

Cuando Gordon no anotó el par de Austin Rivers (21), quien arrancó de base, y Danuel House Jr (21 tantos, 11 rebotes y cinco robos).

Utah encajó apenas tres intentos lejanos durante la primera mitad y llegó a hallarse 17 puntos por detrás en el segundo cuarto. Pese a las buenas producciones ofensivas de Donovan Mitchell (36) y Bojan Bogdanovic (30), el Jazz nunca mostró el nivel defensivo necesario para frenar a su rival, lo que imposibilitó la remontada.