Los Raptors llegaron a liderar por 19 puntos en la casa de los Spurs, pero acabaron imponiéndose por 110-106.

San Antonio y Toronto arrancaron uno de los máximos tributos que se vio en la jornada de este domingo, que marcó la muerte de Kobe Bryant. Ante la insensata decisión de mantener los partidos del día, ambos equipos dejaron correr los 24 segundos de las primeras dos posesiones para recordar a The Black Mamba. El AT&T Center estalló en cánticos vitoreando a Kobe.

Después del momento emotivo, la visita abrió el juego en un nivel mayor. Pascal Siakam anotó 25 de sus 31 puntos en el primer cuarto, momento en el que su equipo llegó a tomar una ventaja máxima de 19 unidades, además de imponerse en el parcial por 37-21.

Tras ese primer parcial en el que San Antonio se mostró prácticamente sin intenciones de jugar, el equipo de Pop mejoró a través de un gran trabajo de su segunda línea. Derrick White (14 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias) lideró el esfuerzo del equipo, que también encontró puntos altos en Marco Belinelli (12) y Jakob Poeltl (11 tantos y siete rebotes). El local llegó a hacer esfumar esa diferencia en los últimos minutos del tercer cuarto, pero Serge Ibaka (12 tantos y 10 rebotes) encajó un doble que le devolvió la ventaja a los Raptors (86-85).

San Antonio abrió ese último parcial con una racha de 12-3, que parecía indicar que el triunfo iba a acabar en sus manos. Sin embargo, en el peor momento, Marc Gasol (8) se encendió para liderar la remontada de los Raptors. El español encajó siete de sus ocho puntos para empatar el juego, mientras que en la siguiente acción ofensiva Powell encajó un bombazo para empezar a encaminar a la visita hacia el triunfo. El local reaccionaría a través de DeRozan (15-7-6), pero VanVleet (13) fue certero en los momentos definitivos para estampar el 110-106.