Los locales se quedaron con el derby neoyorquino por 110-97, al cual se ausentó Kyrie Irving por la muerte de Kobe Bryant.

El marco estaba lejos de ser el ideal en Nueva York. La reciente noticia de la trágica muerte de Kobe Bryant había dejado al mundo en shock, en tanto Kyrie Irving optó por ausentarse al clásico neoyorquino entre sus Nets y los Knicks por la gran amistad que había entablado con el ex Lakers.

Como era de esperarse, el Madison Square Garden rindió su tributo a la leyenda de la franquicia angelina. En la previa del derby, mostró su parquet iluminado por los números de ‘8’ y ‘24’, dorsales que vistió The Black Mamba durante su carrera, mientras se realizó un respetuoso minuto de silencio.

En lo que respectó al partido, Brooklyn sintió la ausencia de su líder, más allá que pudo mantenerse en juego a partir de un buen trabajo en el goleo externo, con Spencer Dinwiddie encajando dos de los trece triples para sumar 23 de los 97 puntos en la jornada. Por su parte, Taurean Prince (14) y Garrett Temple (11) encajaron tres cada uno para combinar seis y acompañar al ex Detroit.

No obstante, el local se impuso a partir de su juego físico. Julius Randle, ex compañero de Bryant, lideró el camino hacia la victoria con 22 puntos y 11 rebotes, mientras que Marcus Morris encajó 21 para ser su principal acompañante. El dueño de casa se impuso en todos los parciales y llegó a tomar una ventaja máxima de 15 unidades en el último.