El alero registró 31 puntos, 14 rebotes y siete asistencias para ser la principal razón del triunfo de la franquicia angelina por 112-97 en Orlando.

El momento estaba lejos de ser el ideal para un partido de NBA. La muerte de Kobe Bryant sacudió al mundo del deporte, dejando así una atmósfera en lo que lo más sensato hubiese sido suspender todo tipo de actividades. Pese a esto, Adam Silver tomó la mala decisión de mantener la jornada en un tramo normal, obligando a jugar a las 16 franquicias involucradas en ocho partidos, más allá del mal momento anímico de todos.

Uno de esos juegos fue el que protagonizaron Clippers y Magic en Orlando. Como se volvió tradición en estos partidos, la primera fue agotada en su totalidad por los visitantes, mientras que en la segunda Markelle Fultz cometió una violación de ocho segundos, rindiendo así tributo a los dos dorsales que vistió Kobe durante su carrera.

Una vez que esto sucedió, pese a las notables ausencias de Paul George y Patrick Beverley, los Clippers sumaron su segundo triunfo en fila con un 112-97 en el Amway Center. Los angelinos quebraron el partido en el tercer cuarto, tras haberse encontrado once puntos por detrás, y montaron un parcial de 31-20 que luego les permitió escaparse a 19 unidades.

Kawhi Leonard fue el jugador más efectivo en la casa del Magic. El alero encajó 11 de sus 20 tiros de campo para combinar 31 puntos, los cuales acompañó con 14 rebotes, siete asistencias, un robo y una tapa en 34 minutos disputados. Además fue bien acompañado por una segunda unidad que halló puntos altos en Montrezl Harrell (19) y Lou Williams (15).

Del otro lado de la cancha, Aaron Gordon firmó un doble-doble (10 puntos, 10 rebotes y cinco asistencias), mientras que Michael Carter-Williams tuvo un notable aporte desde el banco con 15 tantos, ocho asistencias y siete rebotes. Sin embargo, el Magic volvió a mostrarse flojo en el goleo (35,8% de campo) y no pudo evitar la derrota.