Detroit venció a Boston por 116 a 103, de visitante, y cortó la racha de tres caídas al hilo. Derrick Rose dio que hablar con sus 22 puntos (11-13 en tiros de campo) y seis asistencias.

Los Celtics venían sólidos en el TD Garden, al ganarle a New Orleans y Chicago. Sin embargo, no volvieron a contar con la eficiencia ofensiva en el último de los tres partidos seguidos en condición de local.

Es que los Pistons le cerraron los espacios a los de Brad Stevens en el segundo tiempo y le provocaron un total de 15 pérdidas. Además, le forzaron 32,1% de efectividad en los triples, una de las armas más poderosas del conjunto de Masachussetts.

En cuanto al ataque, el elenco de Dwane Casey estuvo muy certero con los tiros externos (60,3%). Esto le permitió quebrar el marcador en los últimos 24 minutos, por medio de un parcial de 59 a 44. Markieff Morris (23 tantos y 3-6) y Svi Mykhailiuk (21 y 5-8) anduvieron enchufados con los lanzamientos desde el perímetro.

Asimismo, Derrick Rose volvió a estar en un nivel similar a sus mejores épocas en Chicago. El base se lució con 22 unidades y seis pases gol en 28 minutos. En tanto, Sekou Doumbouya siguió exprimiendo su potencial en el puesto que dejó vacante Blake Griffin, ausente por el resto de la temporada. El novato convirtió 24 y 2-4 detrás del arco.

Con este resultado, Detroit se ubicó noveno en el Este con un récord de 15 victorias y 27 derrotas. Su próximo partido será este sábado a las 21.30, en Atlanta. En cambio, Boston (27-12) visitará esta noche a Milwaukee a las 22 horas.