Luego de las caídas en Brooklyn y New York, Miami volvió al triunfo sobre San Antonio por 106 a 100, de local. Kendrick Nunn estuvo encendido con 33 puntos (cinco triples), cuatro asistencias y dos robos.

El Heat venía de una semana complicada, ya que había perdido en dos de sus tres presentaciones. El miércoles tuvo su primer compromiso de la semana 13, frente a unos Spurs en crecimiento.

El desarrollo del encuentro fue muy parejo de principio a fin. Ambos equipos estuvieron aguerridos en defensa, por lo tanto les costó mucho trabajo alcanzar la marca de los 100 tantos. Los dirigidos por Gregg Popovich dieron pelea hasta al final, de la mano de DeMar DeRozan (30, 12-14 en tiros de campo, siete pases gol y dos recuperos) y Patty Mills (21 y cinco aciertos detrás del arco).

Sin embargo, los de Erik Spoelstra inclinaron la balanza a su favor con una ráfaga de 17 a 6 en los primeros 8m18s del cuarto período. Kendrick Nunn (33 unidades, 13-18 en tiros de campo, 5-7 en triples, cuatro asistencias y dos robos) y Goran Dragic (17, 6-13, 5-10 y cinco) estuvieron encendidos con las ejecuciones, sobre todo desde el perímetro.

 

Además, Bam Adebayo y Jimmy Butler aportaron el temperamento y el esfuerzo defensivo. El pivote estuvo firme en la pintura, ya que sumó 14 puntos, 13 rebotes, siete pases gol y dos tapas. En tanto, el alero encestó 12, capturó tres y repartió cuatro.

Con este resultado, Miami (28-12) le arrebató el segundo puesto del Este a Boston. Su próximo partido será este viernes a las 22 horas, en Oklahoma. Media hora más temprano, San Antonio (17-22) recibirá a Atlanta.