Memphis se impuso sobre Houston por 121 a 110, de local, y acumuló seis victorias al hilo. Ja Morant dirigió la orquesta con 26 puntos y ocho asistencias.

Al principio, se habló mucho de Atlanta y Chicago como equipos con una base de jóvenes con un futuro prometedor. Pero ahora se comenzó a tomar a los Grizzlies como referencia, gracias a la llegada de Ja Morant y Brandon Clarke en el afán de articularse con Jaren Jackson Jr y Dillon Brooks.

Y no solo es un equipo que puede transformarse en un candidato en unos años. Sino que también está compitiendo en la actualidad por un lugar en la postemporada. Esto se debe al carácter, talento y organización de los jugadores a la hora de medirse con los mejores equipos de la liga.

Esta vez, desplegó todo su estilo de juego ante los Rockets de James Harden, pese a la ausencia de Russell Westbrook (descanso). Los 41 tantos (y cinco triples) de La Barba no alcanzaron para frenar el envión del elenco de Taylor Jenkins.

Ja Morant fue el principal responsable del golpe ejecutado por el conjunto de Tennessee. El base demostró tener de novato solamente el nombre, ya que llevó adelante el espectáculo con su potencia, conducción e inteligencia. El rookie brilló con sus 26 unidades (3-4 detrás del arco), cinco rebotes y ocho pases gol.

Asimismo, Dillon Brooks (24, 6-10 y dos tapas) estuvo nuevamente certero con los tiros externos, mientras que Jaren Jackson Jr exprimió su versatilidad ofensiva y solidez defensiva (15, 2-7, dos y tres robos). En tanto, Brandon Clarke (14 y siete tableros) y DeAnthony Melton (12, seis y cuatro asistencias) lideraron el goleo de la segunda unidad del dueño de casa (37 en total).

 

Con este resultado, Memphis se mantuvo en el octavo puesto del Oeste con un récord de 19-22. Su próximo encuentro será este viernes a las 22 horas frente a Cleveland, de local. Por otro lado, Houston (26-13) iniciará esta noche la seguidilla de cuatro juegos en casa contra Portland.