Atlanta bajó a Phoenix con una victoria por 123 a 110, de local, y cortó la racha de cuatro caídas al hilo. Trae Young se lució con 36 puntos (cinco triples) y 10 asistencias.

Es verdad que los Hawks siguen ocupando el último puesto del Este, como producto de las deficiencias en el rendimiento colectivo. Sin embargo, tienen todos los recursos necesarios para molestar a los rivales que luchan por un lugar a Playoffs.

En esta ocasión, derrotaron a unos Suns diezmados por la baja de Ricky Rubio (pendiente del nacimiento de su hijo). Los de Georgia supieron contrarrestar los 39 tantos de Devin Booker, quien terminó yéndose expulsado de la cancha por doble falta técnica.

Trae Young volvió a dar que hablar en la liga, especialmente por su determinación en los momentos difíciles. El base convirtió 21 de sus 36 unidades en el último cuarto, desequilibrando así la paridad en el marcador (parcial de 39-27). Además, el Sophomore lo complementó con sus 10 pases gol y dos recuperos.

 

También, John Collins no tuvo inconvenientes en ocupar la posición de pivote titular. El jugador de tercer año fue más que DeAndre Ayton y sumó 22 puntos, 10 rebotes y tres bloqueos. En tanto, Kevin Huerter (23, 15 y ocho asistencias) colaboró con su solidez en la lucha rebotera y precisión en los tiros externos (4-5).

De esta manera, Atlanta cosechó su novena alegría en lo que va de fase regular. Este viernes visitará a San Antonio a las 22.30. En cambio, Phoenix (16-24) se medirá este jueves con New York a las 21.30, en el Madison Square Garden.