Los Lakers llegaron a caer por 10 puntos en el primer cuarto, pero desplegaron una gran defensa y dominaron a los Cavaliers para el 128-99. LeBron James se volvió el octavo máximo asistidor de la historia.

Ya sea por la confianza de ser los mejores del oeste, o por el calibre del nivel al que enfrentaron, los Lakers fueron sorprendidos por los Cavaliers en el inicio del partido de este lunes. Los locales tardaron en entrar en ritmo en ataque, mientras que permitieron que los visitantes tomen una ventaja de 10 unidades y monten un parcial de 27-21 en el primer cuarto, con Kevin Love (21 puntos y 11 rebotes), Tristan Thompson (17 y 10) y Darius Garland (16) como líderes.

Lejos de perder la cabeza, los locales confiaron en su juego defensivo y fueron encontrando las respuestas necesarias a su pésimo inicio. El tándem de Avery Bradley (12) y Danny Green (10 unidades y cuatro robos) marcó el camino en la defensa, mientras que LeBron James (31 puntos, ocho asistencias y dos rebotes) guió desde la conducción. A la par, Dwight Howard (21 puntos y 15 rebotes), Alex Caruso (10), Kentavious Caldwell-Pope (9), Quinn Cook (5) y Jared Dudley (5) tuvieron buenos ingresos para un 26-21, que achicó el margen a un tanto al finalizar la primera mitad (48-47).

Desde entonces, el dominio del local fue total. LeBron se soltó y encontró a Green para dibujar su 9062° asistencia, la cual lo dejó como el octavo mejor en la historia en el rubro al superar la marca de Isiah Thomas.

Del otro lado, el rival se desmoronó, perdió la paciencia, fue muy impreciso en la conducción y le dio a su adversario la chance de tomar una distancia máxima de 32 unidades a través de contraataques letales. James fue el jefe de la orquesta ofensiva con 14 puntos en el último cuarto, como también liderando a sus compañeros, sobre Howard, a puntos fáciles en la pintura. El pivote luego se despediría del juego con su tercer triple de la temporada.

Los Lakers cerraron la noche del lunes con una marca de 9-0 en el 2020 y un 33-7 para ser los mejores del oeste, lejos de los Denver Nuggets y Utah Jazz, ambos con 27-12, sus inmediatos perseguidores. Los angelinos se volverán a presentar este miércoles por la noche, cuando reciban al Orlando Magic (será el jueves a las 00:30 de Argentina por la diferencia horaria).

Por su parte, Cleveland no pudo sumar su tercer festejo en fila y quedó decimotercero en el este, con una marca de 12-28. El equipo de John Belein no tendrá descanso y volverá a jugar este martes, nuevamente en el Staples Center, ante Los Ángeles Clippers (miércoles a las 00:30).